¿Qué hago con el dinero si me toca la lotería? 6 Claves

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué hago con el dinero si me toca la lotería? 6 Claves

Mensaje por Desapastillada el 29/11/14, 12:55 pm


1. Ser discreto.

Como vemos cada año en la televisión -incluido este 2014 con el anuncio de la lotería de Navidad- lo que suelen hacer los premiados tras los sorteos navideños es celebrarlo en la calle y en los bares llamando peligrosamente la atención, lo cual pone en riesgo la integridad de los premiados y la de sus familiares. De hecho, los robos se incrementan en las zonas agraciadas. Así, la Policía recomienda no hacer alarde ni mucho ruido si se es uno de los afortunados.

También podría ocurrir que alguien de tu alrededor, al que le hayas comunicado tu suerte, trate de aprovecharse y denuncie que él (o ellos) también compartía el boleto contigo, congelándose la entrega del premio hasta resolución judicial, por lo que lo mejor es permanecer callado.

Por tanto, el primer consejo es ser discreto, muy discreto.

2. El boleto. ¿Cuándo cobrarlo y cómo protegerlo?

Hay 3 meses para cobrar el boleto tras el sorteo, por lo que hay tiempo de sobra. Algunas recomendaciones para proteger el boleto consisten en firmarlo y poner tu DNI en el reverso, así como hacer una fotocopia del mismo y guardar el originar en una caja fuerte.

3. ¿Qué fiscalidad tienen los premios?

En la web oficial www.loteriasyapuestas.es señalan literalmente lo siguiente: “¿Tengo que pagar algo para recibir un premio? Los premios de Loterías y Apuestas del Estados pueden ser de dos tipos:

- No sujetos a retención de impuestos: aquellos por un importe igual o inferior a 2.500 euros están exentos de impuestos.
- Sujetos a retención de impuestos: aquellos por un importe superior a 2.500 euros están sujetos a la retención del 20% del importe del premio. Dicho importe se te descontará automáticamente al solicitar el cobro de tu premio.”

Así, el premio se integra en la declaración de la renta sin incluirse en la base imponible del IRPF, no afectando a la hora de establecer los mínimos para acceder a cualquier ayuda pública (como prestaciones sociales, becas…). Por tanto, el impuesto no requiere presentar declaración alguna, ya que se devenga en el momento en que se abona el premio a través de la retención que aplicará la entidad que organiza el sorteo.

Un ejemplo: La retención del 20 % se haría por la parte del premio que exceda 2.500 euros. De manera que si el premio es de 10.000 euros, sólo se tributaría por 7.500 euros, de los que Hacienda se quedaría con el 20% (1.500 euros).

¿Y si el premio es de titularidad compartida? La cuantía exenta (2.500 euros) se prorrateará entre los cotitulares en función de la cuota que corresponda a cada uno.

Los premios de la SELAE son: Lotería Nacional, Primitiva, Euromillones, Bonoloto, Gordo, Quiniela, Quinigol, Lototurf y Quíntuple Plus.

4. ¿Qué hacer con el premio? Cómo planificarse correctamente.

Aunque todos pensamos que cobrar sumas significativas de dinero significativas es fabuloso, como es el caso de cobrar un premio de lotería o recibir una buena herencia, la realidad demuestra que en general se convierte más en un problema que en una ventaja, ya que algunas estadísticas arrojan que en menos de 10 años la mayoría vuelve al mismo punto patrimonial que antes de cobrar, o incluso peor.

Por tanto, merece la pena pararse a pensar en cómo planificar las finanzas personales, incluso antes de que ingresemos el dinero. Conviene conocer qué herramientas existen para hacer un seguimiento adecuado de los gastos e ingresos que tenemos a nivel mensual. A este respecto los bancos están mejorando a pasos agigantados las plataformas tecnológicas para facilitar el poder establecer previsiones de gastos e ingresos y, así, mejorar nuestro seguimiento y analizar las desviaciones que se produzcan.
 Para una acertada planificación, a estos ingresos extraordinarios de partida habrá que sumarle los ingresos por trabajo (salvo que el premio sea multimillonario y decidamos dedicar nuestro tiempo a gestionarlo porque nos compensa más que seguir trabajando), la inflación, los objetivos de rentabilidad deseados con sus correspondientes escenarios (pesimista, base y optimista), y algunos otros factores que nos ayudan a perfilar cuál será nuestro patrimonio financiero a una fecha futura determinada.

Aprovecho para añadir el siguiente vídeo (1 hora) que complementa muy bien lo aquí señalado, con varios supuestos en Excel incluidos (los últimos 20 minutos).




5. ¿Qué hacer con el dinero? ¿Dónde invertir el premio cobrado? Activos donde puedo invertirlo.

Dado que se acerca la Navidad y se van a producir algunos de los sorteos más emblemáticos del año, voy a señalar varias posibilidades de inversión adaptadas al contexto actual de mercado, aunque todo dependerá de la situación personal de cada uno.

- Lo primero es plantearse si podemos emplearlo en saldar deudas pendientes, como el pago de la hipoteca. La decisión dependerá del tipo de interés que estemos pagando por dichas deudas comparado con el interés que podríamos conseguir en caso de invertirlo, dado que si el primero es mayor que el segundo generalmente compensará reducir las deudas, aunque todo es relativo y hay que hacer un análisis pormenorizado de todas las variables, haciendo este ejercicio de comparación no sólo en el año actual, sino durante toda la vida de la deuda, el tratamiento fiscal, etc.  

- Depósitos bancarios y letras, bonos y obligaciones del Estado. Son los activos financieros más conservadores y que, por tanto, implican un menor riesgo. Sin embargo, en la actualidad los tipos de interés oficiales (establecidos por el BCE) se encuentran en mínimos históricos, por lo que es raro encontrar activos de este tipo con rentabilidades anuales por encima del 1%, salvo que invirtamos en bonos y obligaciones, que al tener vencimientos a más largo plazo (varios años) las rentabilidades son superiores a dicha cifra, aunque también implican un mayor riesgo, no sólo “país” sino también ante posibles “subidas de los tipos de interés”, que podrían hacer que temporalmente nuestras inversiones pierdan valor hasta que se acerque la fecha de vencimiento, cuando se recupera el 100% de lo invertido más el interés (el último cupón, además de todos los cupones ya cobrados durante la vida del activo) conocido de antemano.

Para el caso de que optemos por invertir una parte en esta clase de activos se recomienda diversificar al menos entre 3 entidades financieras y para el caso de la deuda soberana española resultaría apropiado invertir en varias emisiones con vencimientos diferentes. Estos activos podrían suponer un porcentaje importante del total de nuestro patrimonio según el importe cobrado, ya que si el premio es de unos cientos de miles de euros puede compensar arriesgar más y no destinar tanto a estos instrumentos, mientras que si el premio es de varios millones sí conviene ser más conservadores, además de que nos encontraremos en mejor posición para negociar con los bancos un tipo de interés superior al de la media de mercado.

El principal inconveniente reside en que una vez cobrados los intereses Hacienda hace la retención automática correspondiente (21% hasta 6.000€ de plusvalías en 2014 y así progresivamente), es decir, que no hay posibilidad de diferir el pago del impuesto por las plusvalías generadas. Sin embargo, exiten fórmulas para diferir el pago de impuestos por las plusvalías generadas, como es la constitución de una SICAV (a partir de 2.4 millones de euros) o invirtiendo a través de fondos de inversión, como veremos más adelante.

- Acciones. En el caso de haber heredado u obtenido un premio, cuanto mayor sea este más conservadoras deben de ser nuestras inversiones, salvo que queramos participar en la gestión de alguna compañía cotizada. Así, los valores de mayor capitalización, con ratios PER bajos en términos relativos y con ratios de rentabilidad por dividendo más altos suelen ser los más atractivos según el binomio rentabilidad-reisgo, siendo los “blue chips” españoles un buen ejemplo (TEF, SAN, BBVA, IBE, REP o ITX). La rentabilidad de la bolsa española y de EEUU ha rondado el 10% en las últimas décadas, sumando la apreciación del capital (aporta más de la mitad) + los dividendos repartidos (aporta menos de la mitad). La bolsa española junto con la de Australia, Singapur y, en menor medida la italiana, se encuentra entre las más atractivas (las cifras sugieren que podrían obtenerse rendimientos de alrededor del 10% anualizados durante los próximos 7-8 años) según un modelo que contempla la rentabilidad por dividendos, el crecimiento del PIB así como el ratio de Capitalización bursátil total sobre el PIB, mientras que los países "core", como Japón, EEUU o Alemania, podrían arrojar rentabilidades anuales muy pobres, e incluso negativas, durante los próximos 7-8 años.
Tampoco se pueden diferir las plusvalías acumuladas cuando se materializa una venta, aunque podría optimizarse la fiscalidad vía SICAV o fondo de inversión.

- El Oro. Aunque suele considerarse como un activo refugio, su cotización es de las más volátiles de los activos financieros que se conocen, por lo que podría no ser adecuado para todos los perfiles. Aquí existen varias opciones, desde comprar oro físico (precio más estable, tangible y disfrutable en el caso de que sean joyas), hasta comprar ETF´s (que replican exactamente la cotización del precio del Oro en los mercados financieros, en realidad también es una inversión en Oro físico, aunque no lo veamos en nuestra casa. Es igual que comprar acciones en bolsa pero siendo el precio del Oro la cotización de referencia) o acciones de compañías productoras de Oro, las cuales suelen tener un comportamiento similar al Oro, aunque durante algunas fases de tiempo puedan perder la correlación positiva habitual.

Aquí subrayaría que el Oro es el activo más antiguo del mundo, cuyo valor ha sido capaz de sobrevivir a la inflación desde hace milenios, sin depreciación (a largo plazo) alguna. Por lo que poseer una parte de nuestras inversiones en Oro puede resultar estratégico. Tras las caídas de los últimos años desde casi 2.000$ por onza hasta alrededor de 1.200$ puede resultar cada vez más interesante acumular posiciones, sobre todo si la inflación comienza a dar señales de vida primero en EEUU y luego en otras regiones, como en la zona euro o Japón, dado que los grandes inversores suelen invertir en Oro para protegerse de la subida de los precios, entre otras razones.  El porcentaje destinado al Oro podría oscilar en torno al 5% si decidimos comprar con carácter estructural.

- Inmuebles. Aquí nuevamente juega un papel muy relevante el importe del premio, ya que no es lo mismo unos cientos de miles, que varios millones. A medida que la cantidad es superior, disponemos de mayores recursos para explorar mejores oportunidades más allá de nuestras fronteras.

Pero centrándonos en el mercado inmobiliario nacional cabe destacar que varios indicadores sugieren que se está cimentando el suelo, nunca mejor dicho, ya que el stock de viviendas por vender ha descendido significativamente durante los últimos años, la caída de los precios (de en torno al -40% desde los máximos) resulta muy atractiva para los inversores internacionales, los cuales llevan varios meses ejecutando operaciones de compra muy interesantes, si bien se están centrando en el segmento de mercado “Premium”, justo el que menos ha sufrido la crisis. En los próximos meses se espera que se construyan cada vez más casas ante el auge incipiente de la demanda, lo que avivará la contratación de empleo en el sector y hará girar la rueda en sentido favorable tras varios años de decadencia. La luz al final del túnel se atisba más claramente para 2015 y años siguientes.

La inversión en ladrillo es muy habitual entre los más adinerados, suponiendo un porcentaje significativo del patrimonio total, ya que su carácter tangible lo hace muy atractivo. Sin embargo, no hay que olvidar sus inconvenientes, como son la iliquidez (pueden tardarse meses si no años en venderse), los costes de mantenimiento (impuestos, averías, reformas…), la menor rentabilidad frente a otros activos (el historiador económico Niall Ferguson señala que la rentabilidad de invertir en la bolsa de EEUU ha sido de más del doble en 20 años que el haberlo hecho en “ladrillo”, considerando sólo el precio, es decir, sin incluir dividendos ni alquileres respectivamente, así como sin tener en cuenta que las acciones no se deprecian, ni hay que reformarlas, ni se averían, ni se pagan impuestos por poseerlas), así como una fiscalidad que previsiblemente irá siendo mayor en el futuro, con la intención de no revivir crisis inmobiliarias y para recaudar más impuestos.

- Fondos de inversión y Planes de pensiones. Mi opción favorita. Los fondos de inversión permiten diferir el pago del impuesto por las plusvalías generadas hasta que el reembolso se haga efectivo en la cuenta corriente, por lo que mientras nuestra cartera permanece invertida, y aunque hagamos traspasos entre unos fondos y otros, no pagaremos a Hacienda ni un euro, capitalizando el 100% del importe total invertido y de las plusvalías que se vayan acumulando. Además, el abanico de posibilidades es enorme, con miles de fondos de inversión entre los que elegir de toda clase (renta variable, renta fija, divisas, materias primas, mixtos, multiactivos, retorno absoluto, etc) y gestionados por decenas de prestigiosas gestoras, no sólo nacionales sino también internacionales, por lo que la competencia es feroz en un mundo cada vez más transparente gracias a las nuevas tecnologías e internet, que nos permiten estudiar en detalle cuales son las gestoras y fondos más rentables y que menos riesgos asumen, es decir, que nos permiten seleccionar e invertir a través de aquellos fondos que gozan de una mayor calidad de gestión.

Con respecto a los planes de pensiones existen ventajas y desventajas. El hecho de aportar a un plan 10.000€ durante un ejercicio hace que la base imponible del IRPF correspondiente sea inferior en esa cantidad, con lo que pagaremos menos impuestos hasta que reembolsemos estas cantidades en el futuro. Y aquí su desventaja, que son ilíquidos por un tiempo, aunque la reforma fiscal recientemente aprobada pretende suavizar las exigencias para reembolsar las cantidades destinadas a los planes de pensiones, reduciendo a 10 años el tiempo hasta que el partícipe pueda hacer uso de dicho capital (frente a la regulación actual, que impide el reembolso hasta la jubilación o hasta que se de alguna de las situaciones contempladas en la ley). Otra desventaja es que la competencia es menor, dado que no hay gestoras internacionales que compitan en el mapa de los planes de pensiones en España, ya que por ley (y por el lobby bancario) no está permitido, por lo que los resultados a largo plazo suelen ser peores que los de los fondos de inversión, añadiéndose hasta hace poco que en términos generales también eran más caros, si bien esto último ha mejorado recientemente.

En mi opinión los fondos de inversión deben tener un peso muy importante en el conjunto del patrimonio, gracias a sus contrastados resultados (sabiendo elegir bien, por supuesto), su favorable fiscalidad y a que gozan de liquidez inmediata. Por su parte, la aportación a planes de pensiones está muy limitada cada año (10.000€-12.500€ al año), por lo que para sumas grandes de lotería o herencia no son el instrumento idóneo.

6. Evitar los fallos que otros cometen y dejarse asesorar por un profesional.

Errar en cualquiera de los puntos anteriores puede hacer que los resultados a largo plazo sean muy diferentes de los deseados y las desviaciones inimaginables, por lo que si nos centramos en no despilfarrar, en planificar correctamente nuestros objetivos a largo plazo y seleccionamos correctamente los activos en donde invertir, tendremos mucho terreno ganado.

Existe siempre la posibilidad de solicitar los servicios de un experto o de un equipo de expertos que combine el asesoramiento en materia de inversiones financieras, inmobiliarias y en lo relativo a la optimización fiscal, dado que si nuestro patrimonio ha crecido de manera extraordinaria por una herencia o por el cobro de un premio de lotería los especialistas están, estamos, acostumbrados a lidiar con este tipo de situaciones y contemplamos todas las variables que un agraciado podría no contemplar.

Publicado por Pablo del Barrio Quintana
pablodelbarrio@grupovisanco.com
913100202

_________________
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Art 19 - Declaración Universal de Derechos Humanos.
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3089
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hago con el dinero si me toca la lotería? 6 Claves

Mensaje por Nikita dura de matar el 29/11/14, 07:16 pm

Pues nada, visto lo visto, me agenciaré de un buen asesor financiero, a ver si me va a arruinar más la vida el que me toque, jajaja..

_________________

" La felicidad es como pintar un cuadro; si tienes miedo a ensuciarte, no harás nunca una obra maestra"
 

avatar
Nikita dura de matar
Moderador
Moderador

Mensajes : 1912
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hago con el dinero si me toca la lotería? 6 Claves

Mensaje por Nikita dura de matar el 29/11/14, 07:23 pm

Comparto este articulo de Josep Antoni Barrantes:  

¿Estamos preparados para que nos toque la Lotería de Navidad? escribió:



Hace unos días me ofrecieron en el lugar de trabajo una participación de la lotería de navidad, como cada año. Y como cada año he contestado que no, dando las gracias por el interés.  Siempre, en esta época, pienso en las razones por las que nunca he comprado lotería a pesar de esas recurrentes frases como:
-Este año sí que nos toca!-  o también - Mira que si nos toca a todos los demás y tú no ‘llevas’ nada...-
Pues si les toca me alegraré de todo corazón por ellos y seguiré con mi vida. Esta respuesta no les convence, y tengo la certeza que el problema reside en la creencia generalizada de que el sorteo de Navidad “no da la felicidad, pero ayuda”.
Según un estudio de un portal de venta por internet de lotería, las probabilidades de obtener ‘algún premio’ es del 15,3% y que la probabilidad de ‘perder’ es del 85% más un 10% de no ganar nada, de nada.  Miguel Córdoba, profesor de Matemática aplicada de la Universidad CEU San Pablo, y autor de estas estadísticas, acaba mencionando que la probabilidad ‘real’ de ganar algo está en torno al 5,3%.
Sin embargo el Sorteo del Niño tiene un 7,82% de probabilidades de que nos ’toque algo’. Y por la misma estructura del sorteo, hacienda acaba quedándose menos y repartiendo más en ‘el Niño’ que el ‘el Gordo’. Sin embargo, incomprensiblemente se sigue jugando más a la que menos posibilidades tiene y menos a la que más. Como decía un anuncio televisivo 'El ser humano es extraordinario'.
Cuando planteo la idea de si estamos preparados para que nos toque un sorteo tan abundante como el de las fiestas navideñas, me baso en la realidad constatada de que todo ser humano necesita adaptación al medio cuando éste genera cambios en su entorno más inmediato. Por que es evidente que la lotería acaba tocando a alguien, aunque no seamos nosotros.
Por ejemplo, aquellas famílias que pasaron de tener una vida más o menos resuelta, a tener que gestionar muy apuradamente sus recursos económicos por que perdieron el empleo y dependen de ayudas del gobierno, por ejemplo, darían fe del esfuerzo y mano izquierda que se requiere para adaptarse a tamaño cambio.
¿Por qué habría de ser diferente si sucediera al revés? Cuando se dispone de unos recursos económicos regulares y modestos (que suele ser lo común) no resulta difícil tener el poder sobre lo que deseamos y sobre lo que no podemos adquirir, sobre todo cuando se ha practicado esa formula durante toda una vida. Y la gestión, en este caso, no presenta mayor problema. Pero ¿qué ocurriría si, literalmente, de un día para otro nuestra tarjeta de crédito dispusiera de una cantidad de dinero tal que, en principio, hubiera pocas cosas que no pudiéramos comprar?
Tal cambio en nuestra vida precisaría de un forzoso período de adaptación, de autoregulación, ya que de otro modo bien no pudiéramos asimilar las variaciones que experimentaríamos en la esfera emocional y social. Un cambio de ese calibre podría causar serios daños en nuestra percepción de la realidad y dañar nuestra ansiada felicidad. Y ya se sabe, que no todo el mundo encaja bien las novedades.
Poco nos querríamos a nosotros mismos si viviéramos de año en año diciéndonos aquello de -Este año sí que toca- y creyéndonos que el dinero no da la felicidad, pero ayuda, cuando todo lo que necesitamos está ya dentro de nosotros de serie.

http://josepbarrantes.blogspot.com/2014/10/estamos-preparados-para-que-nos-toque.html

_________________

" La felicidad es como pintar un cuadro; si tienes miedo a ensuciarte, no harás nunca una obra maestra"
 

avatar
Nikita dura de matar
Moderador
Moderador

Mensajes : 1912
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué hago con el dinero si me toca la lotería? 6 Claves

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.