Testimonio de una ex Testigo de Jehová

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Testimonio de una ex Testigo de Jehová

Mensaje por Desapastillada el 25/02/15, 08:59 pm



Cuando digo que las religiones amputan intelectualmente a las personas y les crean una dependencia emocional hacia la superstición, lo digo en serio. Todas las religiones -¡todas!- son enemigas de los más altos valores de la humanidad: la libertad y la igualdad. Esto tiene una razón de ser. Están en contra de la libertad, porque con ella las personas pueden decidir no creerles, no hacerles caso, no seguirlos. Y están en contra de la igualdad porque con ella pierden sus privilegios.

Por eso le lavan el cerebro a la gente, o mejor dicho, se lo ensucian, se lo llenan de basura, para que no apostaten, para que no piensen por sí mismos, para que no disientan, en últimas, para que no se salgan de esa burbuja en la que son los dioses en persona. Y así mismo se encargan de que sus adeptos se vuelvan hostiles hacia los que deciden dejar ese tóxico ambiente. Esto lo descubrió Vicky Simister a las malas:

   Fumar. Las relaciones sexuales prematrimoniales. Rechazar al Señor. Recibir una transfusión de sangre. Estas son algunas cosas que te pueden conseguir la excomunión de la secta religiosa conocida como los Testigos de Jehová. En mi caso, fue por las primeras tres por las que me echaron. Yo tenía 17 años y durante las primeras noches dormí en mi coche.

   Esto es lo que sucedió. Nací hace 20 y tantos años en un hospital irlandés suburbano. Mis padres habían venido de Inglaterra, mientras que mamá estaba embarazada de mí, sin trabajo y sin ningún contacto no - sólo la esperanza de que podrían criar a su hija felizmente en la relativa paz y la tranquilidad de la campiña irlandesa del sur.

   Eran pobres y vivían en una caravana cuando yo nací. Acostada sola en el hospital, recuperándose del parto, mi madre se preocupaba de lo que iba a ser de mí. Ella me ha dicho muchas veces que, mientras estaba allí, decidió que sus días de ser irresponsable habían terminado - ahora su vida sería dedicada a cuidar de mí, y que quería ser la mejor persona que podría ser con el fin de guiarme a través de la vida.

   Conoció a Linda, una testigo de Jehová acostada en la cama junto a ella. Linda también había dado a luz recientemente. Día tras día, los Testigos de la congregación local la visitaban, le traían regalos, tarjetas y mensajes de apoyo. Viendo a mamá con frecuencia sola, Linda y los Testigos se hicieron amigos de ella. Por supuesto, su objetivo era convertirla. Su mensaje de servir a Dios y ser amables unos con otros debió haber tenido resonancia con mi madre, cuyo padre había sido muy religioso antes de su fallecimiento. Como muchos conversos religiosos hacen, mamá interpretó el momento de este encuentro como una "señal". (Huelga decir que las otras madres llamadas "mundanas" en esa sala, las que estaban rodeadas de familiares y amigos, con maridos que las apoyaban e ingresos estables, no se mostraron receptivas a los intentos de los Testigos de convertirlas).

   Para cuando yo tenía tres años, mi madre había sido bautizada - la ceremonia oficial de un nuevo miembro. Papá nunca se suscribió a la religión, y se peleaban por eso. Él no era un muy buen ejemplo de un "no creyente". Sus frecuentes ausencias, el abuso verbal y la falta de apoyo retrató cómo imaginaba yo que eran todos en "el mundo". Cuando él nos abandonó, mi madre se quedó de nuevo en una posición vulnerable, y los Testigos estuvieron allí para apoyarla una vez más.

   Nunca olvidaré esos pocos días después de que arrojaron la ropa y los libros religiosos en el jardín frontal, y luego cerraron las puertas. Mi madre, mi hermano Will (de cuatro) y yo (de seis) fuimos acogidos por distintas familias de los Testigos, algunas de las cuales nunca habíamos conocido antes. Los Murphy, por ejemplo, tenían cinco hijos. En la noche que llegamos a su casa, nos sentamos en la sala de estar y los padres Murphy explicaron por qué mi familia estaba aquí. Siendo niños, no estoy segura de que comprendieran la situación - pero cuando se enteraron de que todos nuestros juguetes se habían quedado atrás, se quedaron en silencio. La mayor condujo a los otros niños a su dormitorio, para celebrar una "reunión". Un poco más tarde, los niños regresaron - cada uno había elegido su mejor juguete para darnos. A día de hoy, siempre voy a estar agradecida con las familias que nos acogieron. Y como era de esperar, el mensaje que me reforzaron en el momento fue que esta religión era la única forma de vida correcta.

   Me convertí en una señorita convencida de ser mejor que los demás. Íbamos a reuniones de los Testigos tres veces por semana, y pasábamos los sábados por la mañana y los domingos por la tarde en obra de predicación de puerta en puerta. No se nos permitía jugar con "mundanos" niños de la escuela, pero pasábamos gran parte de nuestro tiempo libre rezando, meditando y estudiando, preparándonos para la próxima reunión. La TV, los juguetes y el material de lectura tenían una estricta censura, para proteger nuestras mentes de la corrupción. Fui intimidada en la escuela por no celebrar la Navidad, los cumpleaños, la Pascua o cualquier otra cosa que los niños consideran divertida. Esto sólo sirvió para reforzar mi decisión de ser una Testigo, no parte de "el mundo". Me sentía segura dentro de nuestra pequeña comunidad de 40 miembros de la congregación. No es que el acoso no ocurriera igualmente en el interior - como en la escuela, si no te adaptabas se te burlaban, te humillaban, te dejaban por fuera o te "sapeaban".

   A los 12 años fue bautizada como una Testigo oficial. Me dijeron que me había casado con Jehová, y el resto de mi vida estaba dedicada a servirle. Yo sería recompensada con la vida eterna en una Tierra paradisíaca - después de que los malvados sean destruidos en el inminente Armagedón.

   Fue en ese momento que mi madre se volvió a casar, con un Testigo de Jehová. Me sorprendió ser informada de su compromiso, ya que no había habido "cortejo", y al cabo de tres meses tenía un nuevo padre. Teniendo en cuenta que los Testigos prohíben el sexo antes del matrimonio, y los hombres y las mujeres solteras deben estar siempre acompañados, no es sorprendente que la mayoría de los Testigos se casen después de los relativamente breves cortejos. Los ancianos han podido incluso disciplinar a las parejas que no han establecido una fecha para la boda dentro de un período de tiempo que se considere oportuno.

   De todos modos, mi hermano y yo teníamos un nuevo padre y, mientras que yo tenía sentimientos encontrados acerca de este repentino giro de los acontecimientos, yo era una niña buena, así que abracé la nueva situación. En retrospectiva, él tiene mi simpatía - mi padrastro tuvo una crianza muy dura. El más joven de nueve hijos, él había sufrido abusos físicos a manos de su propio padre, y había dejado la escuela a los 13 años para convertirse en un obrero. Había tenido que cuidar de sí mismo desde una edad temprana, y había pasado tiempo en el ejército y en la cárcel. La conversión a la religión de los Testigos fue su manera de cambiar a una nueva página.

   Mi madre, una maestra, nos había educado para ser niños muy intelectuales (todo ese estudio bíblico, probablemente ayudó también). Como madre soltera durante los últimos seis años, ella había gobernado democráticamente nuestra familia. Nuestro padrastro no sabía cómo tratar con niños que "le devolvían con respuestas" y recuerdo gritos constantes e interminables discusiones acerca de cómo criarnos. Él siempre tuvo la última palabra - "¡Yo soy el jefe de este hogar!".

   Este podría haber sido el final, si no fuera por cómo él trataba a mi hermano pequeño. Yo no permitiría que fuera menospreciado, intimidado y, como ocurrió de vez en cuando, golpeado por nuestro padrastro. Yo saltaría a la defensa de mi hermano, llena de indignación inculcada en mí por la fe. No hizo sino aumentar la tensión. Por supuesto, los ancianos intervenían, ofreciendo oraciones, estudios bíblicos y "asesoramiento" (lo que es disciplinar para ustedes y para mí). Para mí, este fue el momento decisivo. Yo siempre había creído que la religión de los Testigos era justa. Sin embargo, no era mi padrastro quien llevaba la peor parte de las medidas disciplinarias - era yo. Como una niña, no era mi lugar el desafiar a mi padrastro. Los ancianos le ayudarían, me decían, pero mientras tanto estaban preocupados por mi falta de "sumisión". Anteriormente yo había sido seleccionada para ser entrevistada en el escenario en una convención nacional de Testigos -un ejemplo de una Testigo fiel joven que predicara a sus compañeros en la escuela- pero como castigo por mi falta de sumisión fui retirada de la alineación.

   Los Testigos tienen ideas fuertes sobre "liderazgo" masculino y la "sumisión" femenina. Los hombres aspiraban a convertirse en ancianos; las mujeres, en esposas de los ancianos. Los hombres llevaban a sus familias y congregaciones en la oración, las mujeres sólo lo hacían cuando hombres no bautizados estaban disponibles, y sólo con la cabeza cubierta como una "señal de respeto". Los hombres daban los sermones en las reuniones de la congregación, las mujeres no podían. Las mujeres no podían desafiar a los hombres en público sobre su interpretación de la Biblia. Las esposas tenían que obedecer a sus maridos como cabeza del hogar, incluso si no estaban de acuerdo. Los hombres podían contribuir a los textos y publicaciones religiosas, las mujeres podían contribuir a la limpieza de las casas editoriales. Las mujeres tenían que vestir modestamente para evitar la incitación a "pensamientos impuros" en los hombres. La lista seguía.

   Durante un período de años mi fe previamente decidida recibió una paliza. Un conocido pederasta se convirtió en un Testigo, y se le permitió estar a solas con niños - porque la Biblia nos enseña a perdonar y olvidar. Contrariamente, una amiga fue excomulgada por tener relaciones sexuales antes del matrimonio con otro adulto que lo consentía. Todo el mundo tenía instrucciones de rechazar lo - "las malas compañías estropean los hábitos útiles", nos decían. Mientras tanto, una mujer de otra congregación fue excomulgada por permitir que su hijo tuviera una transfusión de sangre que le salvó la vida. Siempre escuchamos la forma en que se había convertido en "más mundana que incluso la gente del mundo" - aparentemente aturdida por la adicción a las drogas, por tener relaciones sexuales casuales o sufridas prolíficas relaciones abusivas con compañeros "mundanos".

   Lamentablemente, no siempre fueron rumores maliciosos. Si uno ha sido criado como Testigo, entonces uno está muy protegido y es ingenuo cuando se trata de sobrevivir en el mundo real. A menudo, uno está amargado, y muchos jóvenes que salen de los Testigos quieren recuperar el tiempo perdido - todos los cumpleaños que nunca tuvieron, las relaciones que nunca formaron y la libertad que nunca experimentaron. Casi inevitablemente, esto conduce a la fiesta dura y a menudo algunos tocan fondo desesperadamente.

   Esto fue cierto para mí. A los 17 años yo estaba trabajando como recepcionista (a los Testigos los desalientan para que no sigan con una educación superior) y allí conocí a gente que no ejerció actos de matoneo conmigo por ser diferente, pero que desafiaron mis puntos de vista. Yo tenía bien ensayado mi discurso para argumentar mi punto de vista con mis compañeros, pero entre adultos de diferentes edades, clases sociales y educación, de repente yo estaba perdida. Sus puntos tenían sentido. Lo que es más, ellos no parecían "mundanos" en la forma en yo había previsto. Entre ellos había personas que hacían obras de caridad, que eran cuidadores, que eran miembros activos de sus comunidades locales.

   Eran buenas personas, y no cargaban con la culpa a todas partes, como esa carga pesada que yo sí llevaba. Y eran felices. Eso fue todo para mí. El velo cayó de mis ojos y vi a los Testigos por lo que eran - un capullo de protección para los que habían fracasado en el mundo real. Eran (sobre todo) gente buena, pero no eran las únicas personas buenas en el mundo. Sus doctrinas no eran la única Palabra Verdadera de Dios - algunas de sus creencias ni siquiera tenían sentido. Yo había sido estafada - y estaba enojada.

   Me tomó un tiempo acumular el coraje de abandonar. A pesar de mi ira, todavía cargaba con culpa. Sabía que la consecuencia de rechazar la fe era la excomunión, y yo no quería dejar a mis hermanos. Así que empecé a llevar una doble vida - una rebelión adolescente, con mucha más angustia. Me fui de la casa familiar y alquilé una habitación de una familia de Testigos. Los sábados por la noche me iba a bailar con colegas - en las mañanas del domingo, trataba de mantenerme despierta en la reunión de la congregación. Nunca hice nada tan salvaje, pero me metí en algunas situaciones peligrosas. Confié en el nuevo amigo que dijo que podía quedarme en su casa después de una fiesta, y más tarde esa noche peleé contra él con uñas y dientes.

   Por suerte, conocí a mi primerísimo novio, John, poco después. Él y su familia me mostraron el amor, apoyo y aceptación en una escala que nunca había experimentado. Este no era el amor condicionado de una secta religiosa - sus padres me ofrecieron el mismo el amor que todo lo abarca, que todo lo perdona que le ofrecían a sus propios hijos. Fortalecida por su apoyo, convoqué a una reunión con los ancianos de la congregación.

   Como podrán imaginarse, no fue bien. Ellos querían saberlo todo - ¿había fumado? ¿Bebido? ¿Cometido fornicación? Les dije que sí, sí y sí - y, por último, que ya no era asunto de ellos. Lo llamaron una confesión - dije que no había hecho nada malo. Ellos me dieron la "oportunidad de arrepentirme" - dije que tenía nada de qué arrepentirme. Como se preveía, iba a ser excomulgada. A pesar de que no cambió el resultado final, me decidí a escribir una carta a mi congregación, explicando por qué rechazaba sus creencias. Si algo, esto empeoró las cosas - yo no era simplemente una persona demasiado "débil" a la altura de sus "altos estándares", ahora era una apóstata, alentando activamente a los demás a alejarse de "la Verdad".

   Me dijeron que dejara mi habitación, así que empaqué mis cosas. Durante las primeras noches dormí en mi coche, hasta que John se enteró y sus padres insistieron en que me quedara con ellos. Antes de que eso pasara, le hice una última visita a la casa de mi familia. Mi madre, con quien ya había hablado acerca de mi decisión de abandonar, no podía ni mirarme. Ella me dejó despedirme de mis hermanos. Mark, de tres años, saludó con alegría - "¡Nos vemos mañana!" gorjeó. Me tragué un nudo en la garganta y lo abracé con fuerza. Seguí con mi hermano Will de 15 años de edad. Lo abracé y le susurré: "Lo siento, pero yo simplemente no creo más". "Entiendo", fue todo lo que pudo decir.

   Mi padrastro me acompañó hasta la puerta principal. Parecía que, finalmente, la hijastra pelirroja estaba recibiendo lo que se había ido ganado. "¡Vas a terminar embarazada en la calle, y nadie te querrá!" tronó, moviendo los dedos, enrojeciendo la cara, escupiendo saliva. "¡Hasta que cambies tu forma de ser, no eres bienvenida en esta casa!" Él cerró la puerta de golpe. Me quedé afuera en la llovizna, mirando la puerta cerrada, con la última de mis posesiones de la infancia en mis brazos. Giré sobre mis tacones, me metí en mi coche, y me alejé bajo la lluvia y la oscuridad por el resto de mi vida.

Pues mi más sincera felicitación para Vicky. Me alegro que haya dejado esa secta y espero que, por muy emocionalmente débil que se encuentre, nunca se suscriba a ninguna otra.

Debo decir que me ha encantado su definición de los Testigos de Jehová, que amplío para todos los demás cultos y las demás sectas: "capullo de protección para los que han fracasado en el mundo real".



http://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0CCEQFjAA&url=http%3A%2F%2Fde-avanzada.blogspot.com%2F2011%2F09%2Ftestimonio-de-una-ex-testigo-de-jehova.html&ei=_yjuVP-2AsLoUrSagNgB&usg=AFQjCNFYfq3XMlDcDutiBaen1NVhjzJasA&sig2=ikXvTHKD23c0pja64CqupA

_________________
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Art 19 - Declaración Universal de Derechos Humanos.
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3089
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Testimonio de una ex Testigo de Jehová

Mensaje por Eddy Romer el 02/03/15, 06:55 am

Pues muy triste historia... en lo personal se me hace difícil concebir la idea de que una madre testigo pueda reaccionar así frente a una situación como esa. Yo, expulsado como estoy, mi testimonio es muy distinto.

Código:
Conoció a Linda, una testigo de Jehová acostada en la cama junto a ella. Linda también había dado a luz recientemente. Día tras día, los Testigos de la congregación local la visitaban, le traían regalos, tarjetas y mensajes de apoyo. Viendo a mamá con frecuencia sola, Linda y los Testigos se hicieron amigos de ella.  


¡Pues no que los testigos no visitan a los enfermos!

Un saludo.

Eddy Romer

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 02/03/2015
Edad : 42
Localización : Mi casa

Volver arriba Ir abajo

Re: Testimonio de una ex Testigo de Jehová

Mensaje por Desapastillada el 02/03/15, 08:06 pm

No se decirte si la mayoría aprovechan ese tiempo invertido para rellenar horas en el informe del sevicio, no quiero ser una mal pensada, pero quiero decir... que lo mismo aprovechan de las salidas al campo, para matar dos pájaros de un tiro Razz


_________________
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Art 19 - Declaración Universal de Derechos Humanos.
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3089
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Testimonio de una ex Testigo de Jehová

Mensaje por Dominus Vobiscum el 08/03/15, 06:56 pm

Enhorabuena Vicky! Esperemos tengas muchas fuerzas en adelante!
avatar
Dominus Vobiscum

Mensajes : 376
Fecha de inscripción : 21/02/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Testimonio de una ex Testigo de Jehová

Mensaje por Aphra el 11/04/15, 07:02 pm

Lo más incoherente es ver cómo las religiones, o más bien algunos fanáticos adeptos a ellas, les importa mucho más que creas en su Dios antes que seas buena persona.
A mí ya me han dicho que me puedo quemar en el infierno si al final de mis días no acepto a Dios como la verdad única.
Al fin los que estén en el cielo van a ser los que hayan robado, acosado, abusado de su poder sobre otros... ¡pero oye, son creyentes y no pasa nada!

_________________
Cool Ensayísticamente Hablando Cool
avatar
Aphra

Mensajes : 826
Fecha de inscripción : 06/02/2014

http://ensayisticamentehablando.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Testimonio de una ex Testigo de Jehová

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.