Francisco I, el Papa que colaboró con la dictadura argentina

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Francisco I, el Papa que colaboró con la dictadura argentina

Mensaje por Invitado el 12/02/14, 08:19 am

El jesuita Jorge Mario Bergoglio fue públicamente denunciado por su colaboración con los militares

Por Cristóbal García Vera - Canarias-semanal.org

Este miércoles 13 de marzo- escribe nuestro colaborador Cristobal García Vera - se conocía el nombre del nuevo Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio será el Papa número 266 de la historia con el nombre de Francisco I... La maquinaria de los mass media se ha puesto en funcionamiento para reconstruir la biografía del sucesor de Benedicto XVI. Pero Bergoglio comparte con Joseph Ratzinger un oscuro pasado (...)

Este miércoles 13 de marzo se conocía el nombre del nuevo Sumo Pontífice de la Iglesia Católica. El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio será el Papa número 266 de la historia con el nombre de Francisco I. El arzobispo de Buenos Aires, un jesuita de 76 años, ha sido inmediatamente calificado como un religioso "moderado" y "preocupado por la marginación social". Una vez más, la maquinaria de los mass media se ha puesto en funcionamiento para reconstruir la biografía del sucesor de Benedicto XVI. La realidad es, no obstante, que Bergoglio comparte con Joseph Ratzinger un oscuro pasado, denunciado hace años, que no lo sitúa precisamente al lado de los marginados de la sociedad.


Nacido el 17 de diciembre de 1936, Jorge Mario Bergoglio llegó al sacerdocio a los 32 años. Pese a lo tardío de su vocación, su ascenso en la curia fue vertiginoso. En menos de cuatro años llegó a liderar la congregación jesuita local, cargo que ejerció de 1973 a 1979. Este ascenso coincidió con la instauración de la sangrienta dictadura militar que gobernó la Argentina desde el Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, contra la presidenta María Estela Martínez de Perón, hasta el año 1983. Un régimen que se caracterizó por la práctica sistemática de la tortura, el asesinato y la desaparición de miles de personas y el robo sistemático de recién nacidos, sustraídos a los padres "subversivos".



BERGOGLIO DENUNCIADO POR SU COLABORACIÓN CON LA DICTADURA


Sobre el papel desempeñado por Bergoglio en estos terribles años existe el testimonio de numerosos testigos, que relataron como el sacerdote perjudicó a sacerdotes y laicos que fueron secuestrados, torturados y desaparecidos. En abril de 2010, un sacerdote, un ex religioso, una teóloga, un seglar de una fraternidad laica que en 1976 denunció en el Vaticano lo que ocurría en la Argentina, y un laico que fue secuestrado junto con dos curas que no reaparecieron, denunciaron públicamente su apoyo a las prácticas criminales de la dictadura. (1).


Uno de los casos denunciados se refiere al secuestro de Orlando Yorio y Francisco Jalics. Dos jesuitas que realizaban su labor pastoral y tareas sociales en un barrio de chabolas del sur de Buenos Aires. Los dos sacerdotes fueron recluidos en la Escuela de Mecánica de la Armada - utilizada como centro de tortura - cuando Bergoglio se desempeñaba como principal de la Compañía de Jesús. Según la acusación, Bergoglio los delató y les retiró la protección de su orden religiosa dejándolos a merced de sus victimarios. Ambos párrocos aparecieron drogados y semidesnudos cinco meses más tarde en un campo de las afueras de la capital argentina. Esta denuncia consta en el libro "El silencio" del periodista Horacio Verbitsky y se apoya en las declaraciones del propio Orlando Yorio, realizadas antes de fallecer por causas naturales en 2000.


"La historia lo condena: lo muestra como alguien opuesto a todas las experiencias innovadoras de la Iglesia y sobre todo, en la época de la dictadura, lo muestra muy cercano al poder militar", señaló tiempo atrás el sociólogo Fortunato Mallimacci, ex decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, refiriéndose al nuevo Papa.


En 2010, el periodista Sergio Rubín escribió un libro titulado "El jesuita, conversaciones con el cardenal Jorge Bergoglio", en el que se refiere como los dos sacerdotes consideraban que el jerarca "los tachaba de subversivos y ejercía una actitud persecutoria hacia ellos por su condición de progresistas". El 8 de noviembre de 2010, Jorge Mario Bergoglio tuvo que declarar sobre el secuestro de los dos jesuitas. Uno de los abogados querellantes en el juicio, Luis Zamora, manifestó: "Cuando alguien es reticente está mintiendo, está ocultando parte de la verdad. El cardenal no pudo justificar por qué esos dos sacerdotes quedaron en una situación de desamparo y expuestos... con su testimonio ha quedado demostrado en forma muy contundente el rol tan siniestro de la Iglesia católica durante la última dictadura militar".


Según declaró posteriormente el periodista Horacio Verbitsky: "Bergoglio tuvo el privilegio de eludir la declaración pública en el tribunal que juzga los crímenes de la dictadura. En cambio los jueces aceptaron visitarlo en su arquidiócesis. Reconoció que en 1999 habló conmigo sobre el secuestro de sus entonces subordinados en la Compañía de Jesús, Orlando Yorio y Francisco Jalics. Pero dijo que nunca oyó hablar de la isla El Silencio, en el Tigre, propiedad del Arzobispado porteño, a la que fueron trasladados los prisioneros de la ESMA en 1979 para que no los encontrara la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Eso no es cierto, ya que en aquella entrevista Bergoglio me dio los datos precisos sobre el expediente sucesorio del solterón empleado de la Curia que figuraba como dueño de la propiedad".



UNA ACTUACIÓN CONGRUENTE CON EL PAPEL DE LA IGLESIA ARGENTINA


[Img #16184]
El nuncio papal, Pio Laghi, en animada conversación con Videla y otros militares argentinos
Huelga decir que el propio Bergoglio no solo ha negado todas estas acusaciones, sino que afirma haber protegido a numerosos perseguidos por la dictadura. Las acusaciones que pesan sobre el Papa Francisco I, sin embargo, no solo están apoyadas en los testimonios de las víctimas del régimen militar. Son, además, perfectamente congruentes con el apoyo que mayoritariamente dio la cúpula de la iglesia argentina a la dictadura de este país sudamericano. Y este, a su vez, con la colaboración entre el Vaticano y los EE.UU. en el combate de los movimientos izquierdistas de América Latina.


Durante la década de los setenta y ochenta el Vaticano hizo suya la "Doctrina de la Seguridad Nacional" difundida por Washington para esta región, según la cual el enemigo de la patria estaba dentro del propio país. Éste era el "subversivo", al que se debía combatir por todos los medios hasta lograr exterminarlo. Los patriarcas de la Iglesia argentina actuaron en consecuencia. Tras el golpe militar, y mientras la represión se cebaba con miles de ciudadanos, el entonces nuncio papal en esa nación, Pio Laghi, llegó a manifestar: "...los valores cristianos están amenazados por la agresión de una ideología que es rechazada por el pueblo. Por eso cada uno tiene su cuota de responsabilidad, la Iglesia y las Fuerzas Armadas; la primera está insertada en el Proceso y acompaña a la segunda, no solamente con sus oraciones, sino con acciones en defensa y promoción de los derechos humanos y la patria...". (2).



Durante el golpe militar efectuado por los militares argentinos, Laghi y el embajador estadounidense, Robert Hill, eran informados de cada uno de los pasos que daban los golpistas (3). Obviamente, la "Santa Sede" conocía de primera mano cuanto sucedía en la Argentina. El Nuncio -íntimo amigo de Eduardo Emilio Massera, uno de los tres hombres situados al frente de la Junta Militar- utilizaba además la autoridad moral del Papa para legitimar la dictadura, llegando a declarar "...hay una coincidencia muy singular y alentadora entre lo que dice el General Videla de ganar la paz y el deseo del Santo Padre para que la Argentina viva y gane la paz..." (4).


Sin duda, la complicidad de Jorge Mario Bergoglio con los encargados de imponer esta "paz de los cementarios" será ahora ocultada por la mayoría de los grandes medios de comunicación y el conjunto de las instituciones del establishment. (*) Sin embargo, la verdad sobre Francisco I, que llegó a calificar el proyecto de Ley de Matrimonio entre Personas del Mismo Sexo como "una movida del Diablo" y a convocar contra el mismo una "guerra de Dios", no podrán olvidarla fácilmente en Argentina. Pues, tal y como denunciaban en 2007 las Madres de Plaza de Mayo, “la que colaboró, la que nos mintió, la que nos dio la espalda es la Iglesia de Bergoglio y la derecha”.

Notas y referencias bibliográficas:


(*) Este mismo miércoles, a escasas horas de la fumata blanca que anunciaba la elección del nuevo Papa, la mención sobre el papel de Bergoglio en la dictadura argentina incluida en su nota biográfica de wikipedia era sustancial y significativamente reducida.


(1) "Cinco nuevos testigos contra Bergoglio", artículo del periodista Horacio Verbitsky en el diario Página/12 (de Buenos Aires) del 18 de abril de 2010.

(2) Adital. Agencia de Información Fray Tito para América Latina. 10-01-03. Extraído de la recopilación de documentos realizada por la periodista Virginia Bossié sobre lo que expresaron los obispos argentinos en apoyo a la dictadura militar.

(3) Carlos Ares. "El cruento éxito de la "Operación Aries". El País.es 24-03-2001.

(4) Adital. Agencia de Información Fray Tito para América Latina.








Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Francisco I, el Papa que colaboró con la dictadura argentina

Mensaje por Invitado el 12/02/14, 08:31 am

“Bergoglio fue parte del silencio cómplice de la Iglesia con la dictadura genocida”
DECLARACIONES DE LA ABOGADA QUE INTERROGÓ AL ACTUAL PAPA POR EL DESTINO DE LOS DESAPARECIDOS

Myriam Bregman, abogada del CeProDH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos), del PTS y de la querella en el juicio de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), se refirió a Jorge Mario Bergoglio, recientemente elegido por el Vaticano como Papa Francisco I. Durante uno de los juicios a los militares genocidas de la ESMA (desarrollado entre los años 2010 y 2011), Bregman representó a Patricia Walsh, hija del periodista y escritor desaparecido Rodolfo Walsh, y tuvo la oportunidad de interrogar al entonces arzobispo primado de Buenos Aires Jorge Bergoglio. Fue una de las abogadas que exigió al Tribunal que lo cite a declarar en calidad de testigo a partir de la denuncia hecha por la catequista María Elena Funes, quien lo acusó de facilitar el secuestro de los curas jesuitas Francisco Jalics y Orlando Yorio, que integraban la misma orden que Bergoglio.



Sobre aquel suceso, la abogada relató: “Contrariamente a la imagen que hoy se da de él como una persona humilde, Bergoglio no tuvo empacho en utilizar todos los privilegios que le daba su investidura, negándose a ir a declarar como cualquier persona a los Tribunales, por lo que se hizo trasladar todo el juicio a la sede de la Curia en Buenos Aires y tuvimos que hacer el interrogatorio allí mismo. Durante su declaración, el hoy Papa contestó con evasivas y contradijo lo que había dicho la testigo anterior. Trató de hacer una defensa formal de su accionar durante el período que duró el secuestro de los curas jesuitas por parte de los militares, afirmando que al enterarse que habían sido secuestrados se lo informó a sus superiores. Hizo también algunas afirmaciones muy graves, como que dos o tres días después de haberse perpetrado este secuestro él ya sabía que estaban en la ESMA. Algo que hasta el día de hoy ni muchas Madres de Plaza de Mayo saben respecto de sus hijos, a pesar de su intensa búsqueda. ¿Cómo se enteró? Relató que se entrevistó con Videla y Massera, pero bastante tiempo después. También reconoció que cuando Jalics y Yorio fueron liberados le contaron que quedaba gente secuestrada en la ESMA, y aun así hizo nada”.




Pero lo que recuerda con mayor detalles la abogada Myriam Bregman de aquel interrogatorio es cuando le preguntó sobre la apropiación bebés durante la dictadura: “Jamás olvidaré la cara que puso Bergoglio cuando le preguntamos por los niños apropiados [...]. contestó que se había enterado hace poco, hace unos diez años, o sea, en el 2000, cuando toda la sociedad sabía de la búsqueda de Abuelas de Plaza de Mayo al menos desde el año 1983, y algunos familiares de La Plata afirman que conoce el caso de Ana Libertad Baratti de La Cuadra desde 1977”.




Por último, Bregman señaló: “La actitud reticente de Bergoglio a contestar y lo acotado de sus respuestas en aquel entonces tuvo coherencia con la línea de silencio y ocultamiento adoptada por la jerarquía eclesiástica durante todos los años posteriores a la dictadura, negándose sistemáticamente a aportar archivos y documentos con que cuentan. Es parte de la política de la cúpula de la Iglesia Católica, que bendijo y colaboró directamente con la dictadura iniciada en Argentina en 1976. No me extraña que a sacerdotes como Christian Von Wernich, que están condenados por ser autores del genocidio, del plan de tortura y exterminio de la dictadura, no se los haya excomulgado y puedan seguir dando misa como cualquier otro cura. Lo mismo sucedió con el cura Grassi, condenado por abusar de niños, y por cuya expulsión la Iglesia que Bergoglio comandaba hasta ayer no movió un dedo. Nadie puede negar que el hoy Papa Francisco I encubrió a genocidas y pederastras en las filas de la Iglesia”.

http://canarias-semanal.org/not/7630/declaraciones_de_la_abogada_que_interrogo_al_actual_papa_por_el_destino_de_los_desaparecidos/

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Francisco I, el Papa que colaboró con la dictadura argentina

Mensaje por Invitado el 12/02/14, 08:54 am

Nuevo Papa, Cardenal Jorge Mario Bergoglio, fue acusado en Mayo de 2011 de robo de niños durante la dictadura Argentina

La fiscalía y las Abuelas de Plaza de Mayo

La fiscalía y las Abuelas de Plaza de Mayo reclamaron hoy ante el tribunal que juzga el plan sistemático por el robo de bebés nacidos en cautiverio que sea citado a declarar el cardenal primado de la Argentina Jorge Bergoglio, quien hoy volvió a ser mencionado en un juicio por crímenes de lesa humanidad.

El jefe de la Iglesia católica argentina fue mencionado en relación con el caso del nacimiento y apropiación de la nieta de una de las fundadoras de las Abuelas de Plaza de Mayo, Alicia "Licha" de la Cuadra.

A viva voz la hija de Licha, quien falleció en 2008 a los 93 años, le reclamó al Tribunal Oral Federal 6, que juzga entre otros a los ex dictadores Jorge Videla y Reynaldo Bignone por la apropiación de las criaturas hijas de desaparecidos, que lo cite a declarar a Bergoglio como testigo.

"Es la tercera vez que lo pido ante un tribunal: lo vamos a citar para que declare o no lo vamos a citar para que declare?", exigió Estela de la Cuadra, hermana de Elena de la Cuadra, actualmente desaparecida, madre de "Ana", la criatura que nació en cautiverio el 16 de junio de 1977 en la comisaría 5ta de La Plata.

Ante la pregunta de la testigo, la presidenta del tribunal, la jueza María del Carmen Roqueta, le respondió que "en estos momentos no podemos resolver nada" pero al término de la audiencia las querellas, entre ellas de Abuelas, y el fiscal Martín Nicklinson, pidieron que Bergoglio sea citado a declarar en la causa.

La criatura también es hija de Carlos Baratti, un obrero de YPF, cuyo cuerpo apareció en un balneario de la costa atlántica, luego de haber sido arrojado al mar en los llamados "vuelos de la muerte", identificado hace dos años por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

La mujer recordó que en la causa por lo crímenes cometidos en la ESMA el Tribunal Oral 5 que juzga entre otros a Alfredo Astiz, se constituyó en el Episcopado para tomar declaración testimonial a Bergoglio, diligencia durante la cual habría asegurado que se había enterado "hace más o menos diez años que había desaparecidos", ante una pregunta que le formuló la abogada querelllante Myriam Bregman.

"Eso es burlarse de las cosas que esos hombres y mujeres (por las madres, abuelas y abuelos que buscaron a sus hijos y nietos) hicieron", reprochó la mujer quien admitió que Bergoglio "no sabe dónde están" pero sí puede aportar "qué fue lo que pasó y los mecanismos" que se implementaron durante la dictadura.

Al respecto increpó al tribunal y a la fiscalía acerca de si tenían intención de preguntarle al máximo dignatario de la Iglesia Católica argentina "qué pasó con Ana de la cuadra" y si "no amerita que Bergoglio conteste a esta pregunta ante un tribunal que está juzgando un plan sistemático por el robo de bebés.

"De (Jorge) Videla para abajo hay responsabilidades pero también las hubo para los costados", enfatizó.

También se mostró convencida de que durante su declaración en la audiencia quedó demostrado que la Iglesia estaba al tanto de lo que ocurría con los bebés desaparecidos, y mencionó una carta al Episcopado de 1979 que su titular, el por entonces arzobispo de Cordoba Raúl Francisco Primatesta le respondió a las Abuelas, diciendo que era muy poco lo que podían hacer al respecto.

Además, sostuvo que Bergoglio no podía argumentar desconocimiento ya que era público "cómo se divulgó la desesperación de estas personas por la desaparición de sus hijos".

"Eso es absolutamente inmoral", enfatizó la testigo quien a la vez es querellante en la causa, y que aportó abundante documentación respecto del derrotero que siguieron las Abuelas de Plaza de Mayo desde 1977, reclamando por la aparición de los nietos desaparecidos desde 1976.

Entre esos reclamos mencionó además los pedidos individuales que efectuaron sus padres antes de fundarse la entidad, y entre ellos mencionó las entrevistas con Bergoglio cuando éste era Provincial de la Compañía de Jesús de la orden de los Jesuitas.

Ese sentido, explicó que como su familia era una de las fundadoras de la ciudad de Balcarce, donó tierras a la Iglesia y que tras el secuestro de su hermana embarazada, sus padres buscaron ayuda en distintos estamentos, reclamando además por otro hermano desaparecido Roberto José.

En Agosto de 2011, se requirió de nuevo al entonces cardenal Jorge Bergoglio a declarar por parte de la fiscalía y querellantes luego de que Estela de la Cuadra, hija de una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, relatara las gestiones que realizó su madre ante el religioso para localizar a su nieta desaparecida. Esta vez fue ante el Tribunal Oral Federal 6, por la causa Plan Sistemático de robo de bebés.

(*)Con información de eldia.com.ar y clavenoticias.com.ar

saludos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Francisco I, el Papa que colaboró con la dictadura argentina

Mensaje por Nikita dura de matar el 12/02/14, 05:43 pm

Aporto ampliación de este caso.  Muchas Gracias Lady .

Citan a cardenal argentino Bergoglio en juicio por robo de bebés.

La tía de una niña sustraída durante la dictadura militar afirmó que el prelado mintió sobre lo que sabe de la apropiación de hijos de desaparecidos.


La justicia argentina decidió citar al cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires y primado de ese país sudamericano, para que preste testimonio sobre lo que sabe respecto al robo de hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar argentina (1976-1983).

El Tribunal Oral Federal 6, que desde el 28 de febrero juzga en la capital del país a seis ex altos mandos y dos oficiales intermedios de las Fuerzas Armadas, incluidos los exdictadores Jorge Videla y Reynaldo Bignone, por su presunta responsabilidad en el robo de hasta 500 bebés, que desaparecieron junto con sus padres o cuando estos murieron a manos de los militares y fueron entregados a familias distintas a las biológicas.

Bergoglio ya declaró en un juicio por delitos de lesa humanidad durante la dictadura


El testimonio de Bergoglio fue solicitado el 2 de mayo por el fiscal Martín Niklison y los abogados de las distintas querellas particulares y el día 9 del mismo mes la presidenta del tribunal, la magistrada María del Carmen Roqueta, hizo lugar a dicha solicitud.

Roqueta solicitó que se le librara un oficio al religioso para que este manifieste si elegirá acudir al tribunal de Buenos Aires o testificará mediante un escrito o desde su residencia oficial, como hizo cuando fue citado el año pasado en la megacausa por delitos de lesa humanidad en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los mayores centros clandestinos de detención de la dictadura.

Abuelas de Plaza de Mayo pide que Bergoglio acuda al tribunal

Sin embargo, el abogado de la acusación particular de Abuelas de Plaza de Mayo (organización dedicada a la búsqueda de los nietos desaparecidos), Alan Lud, pidió que se le intimase a acudir a la sala a declarar, dado que Argentina es un Estado laico y las autoridades religiosas no tienen por qué contar con ese privilegio.

Aunque Roqueta sostuvo que analizaría esta petición, el Código Procesal Penal argentino indica que "no están obligados a comparecer" en juicio distintas autoridades del Estado, así como "los altos dignatarios de la Iglesia".

Familiar de uno de los bebés desaparecidos acusa a Bergoglio de mentir

La solicitud para que el cardenal declare se hizo después de que Estela de la Cuadra, tía de uno de los bebés desaparecidos, le acusara de mentir durante su testimonio en el juicio de la ESMA por asegurar que se había enterado hacía unos 10 años de que se había producido la sustracción de bebés.

Según De la Cuadra, Bergoglio recibió a su padre, Roberto de la Cuadra, que le pidió ayuda en la búsqueda de su nieta, nacida mientras su hija Elena estaba detenida ilegalmente en una comisaría de la ciudad de La Plata.

"Es absolutamente inmoral. Es burlarse de todas y cada una de las cosas que estas mujeres (las Abuelas de Plaza de Mayo, de la que su madre, Alicia de la Cuadra, fue la primera presidenta) hicieron. ¿Por qué no lo citan? Él tiene mucho que decir", dijo.

Bergoglio pidió a un obispo auxiliar interceder por la familia de una nieta robada

La familia De la Cuadra supo por otros secuestrados, que luego fueron liberados, que Elena había tenido una niña, pero nunca supieron qué fue de ella, ni tampoco de la madre, que se encuentra entre los miles de desaparecidos de la dictadura militar, unos 30.000 según las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

De acuerdo con la versión de Estela de la Cuadra, por medio de una recomendación del general de los jesuitas Pedro Arrupe, al que conocían y que estaba en Roma, pudieron acceder a Bergoglio, entonces provincial de la Compañía de Jesús.

Este, según la mujer, recibió a su padre y le entregó una carta dirigida al obispo auxiliar de La Plata, Mario Piqui (ya fallecido), para que intercediera en su favor. Sin embargo, aunque Piqui intentó averiguar el destino de la bebé, las autoridades de La Plata, unas de las más activas en la represión ilegal de opositores políticos, le contestaron que "la tenía una familia bien y que la estaban cuidando bien".

Las familias de los bebés robados reprochan su pasividad a la Iglesia Católica

En el juicio contra los altos responsables de la dictadura militar por lo que la acusación considera un "plan sistemático de robo de bebés" varios de los familiares de las víctimas han acusado a la jerarquía católica argentina de haber hecho caso omiso a las solicitudes de ayuda por parte de las familias que buscaban a los bebés sustraídos por los represores y de haber mirado hacia otro lado ante este delito.

Además, no es la primera vez que se acusa a Bergoglio de haber apoyado la cruenta represión durante la última dictadura militar.

Abuelas de Plaza de Mayo y otras organizaciones no gubernamentales denuncian que fueron 500 los niños robados, de los que 103 ya han conseguido ser recuperados.

Leer más en Suite101: Citan a cardenal argentino Bergoglio en juicio por robo de bebés | Suite101.net http://suite101.net/article/citan-a-cardenal-argentino-bergoglio-en-juicio-por-robo-de-bebes-a52057#ixzz2NSF9zHTM
avatar
Nikita dura de matar
Moderador
Moderador

Mensajes : 1912
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Francisco I, el Papa que colaboró con la dictadura argentina

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.