Conversación entre el Hidalgo Alonso Quijano y Sancho P

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conversación entre el Hidalgo Alonso Quijano y Sancho P

Mensaje por Coco el 09/03/14, 12:20 pm

En el Libro  de nuestro amigo Patricio, presentado en el hilo: http://piensaportimismo.foros-phpbb.es/t356-al-otro-lado-de-la-balanza-por-patricio#2248, aparecen las replicas al hidalgo Alonso Quijano, nick, creado expreso para la conversación que a continuación se presenta...

Patricio escribe en nombre de Sancho (en verde) y Coco (Alberto Pérez, en azul) como Alonso Quijano... (en rojo las citas de la WT),

Las palabras de Introdución que estimularon esta conversación fueron de nuestro camarada Miker (citado en negro)... En su blog bajo el tema "El ingenioso Anciano Don Alonso Quijano" y en los comentarios se completa lo que aquí posteamos ahora...

http://mikertower.blogspot.com.es/search/label/Don%20Quijote

(Tema que ha cobrado vida propia gracias a la participación de un Anciano Activo de España Caballero de la Orden Ecuestre de tiempo Completo)
"En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un anciano de los de Biblia en maletero, Atalaya antigua, un poco flaco y algo corredor.

Una biblioteca de algo más Obrero que Ingeniero, oración las más noches, comités judiciales los sábados, predicación los viernes, algún discurso de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su tiempo.
El resto della concluían el ensayo de su parte en el discurso para la Asamblea, con sus zapatos de los mesmos que usaba el SC y las reuniones de entresemana se honraba con su traje de lo más fino..."

"Es, pues, de saber, que este sobredicho anciano, los ratos que estaba ocioso (que eran los menos del año) se daba a leer blog de los apostatas con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ir de casa en casa, y aun la administración de su congregación; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que paso muchas horas de la madrugada, para encontrar libros de apostasías en que leer; y así llevó a su PC todos cuantos pudo haber dellos; y de todos ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Miker de Santiago: porque la claridad de su prosa, y aquellas intrincadas razones suyas, le parecían de perlas; y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafío, donde en muchas partes hallaba escrito: "la razón de la sinrazón que confundió del todo la razón con que uno nace ,de tal manera que la Watchtower, sin razón me despojó por vuestra impostura", y también cuando leía: "los altos cielos de nuestra divinidad divina, contienen las estrellas en la mano que enflaquecen a la congregación, y la hacen merecedora del oprobio que desmerece la vuestra grandeza". Con estas y semejantes razones perdía el pobre anciano el juicio, y desvelábase por entenderlas, y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara, ni las entendiera el mismo Freddy Franz, si resucitara para sólo ello"
Miker de Santiago

No fuyadeis cobardes y viles criaturas que menerter sois de aqueste bravo caballero, que manque en ardua labor inque las ancas, cortase de la faz de la Tierra tan grande encantamiento.

Tan y mientras cortejose vueso escudero tal cortijera de su pedania, empero dejola de su mano por atender las mercedes de su Señor, el caballero de la triste figura con la jofaina encaramada en el seco de la testa.
Esperando si tiene a bien recompensar a su humilde lacayo con la insula prometida...

Sancho P.




Cierto es que por ínsulas prometidas,
dejaron las sus familias,
Empero depues de tiempo en los caminos,
volvieron a sus tristes destinos.

Más no desfallezcáis amigos,
que vuestra fe será recompensada.
Que los falaces mentirosos,
no invalidan la promesa esperada,
solo lo hacen un poco más engorroso.

Sancho, amigo, entéstate tu yelmo.
Que la esperanza que le cubre,
no te dejara yermo.
Más que eso, hasta su herrumbre,
será para ti más que el oro.
Pues las magazines del moro,
nada son, sino desdoro.

¡Adelante Caballeros! Siempre litigantes.
Con aquellos que por orgullo,
nos dejan hasta sin tirantes.
No dejemos que nos calcen,
la esperanza de sus mientes.
Pues a nosotros nos esperan,
las mejores y cristalinas fuentes.

Fildalgo, Alonso Quijano.



Vuesa excelencia mi Señor Don Quixote de la Mancha.
Distrajole de su ventura aquestos molinos de viento que su merced confundiolos con gigantes, y he aqui su dispuesto lacayo aguantole las rieznas del su rocin quando receloso el mi jumento arremetiome tal dentadura que echome a tierra mis calzones por falta de cincha. Y encomendado busco su escudero para si un cordel en las alforjas para ajustar la tela a los sus cuartos traseros.

Tenga en cuenta su merced, ilustre caballero, que el desgaste por las andanzas demandan para ambos mejores viandas y hasta un reposo en alguna venta. Tal como le ven estos mis ojos tan palido y desbalido, pronto pesara mas su armadura que su desquijarado cuerpo, y seguro que esta ocurrencia mia la agradece la Señora Aldonza Lorenzo y asi se reponga para futuras hazañas.

Sancho P.



V erdad, amigo Sancho,
E s después de tanta desventura,
R ehén nuestro cuerpo del reposo.
D emás el camino es ancho,
Alos que Atalayan en la altura,
D ebemos seguir, en acoso.

E s por eso, tomemos cacho.
S í, esta batalla parece dura,
P ues el gigante sigue, correoso.
E l no deja paso estrecho.
R esquicio de fácil andadura,
A jeno del maligno poso.

Fidalgo, Alonso Quijano.



Que gracia tan clara Miker,
homónimo del complutense.
Aquel dio pábulo a mi andanza.
Tú en el veintiún siglo éste,
no te quedas manco,
como el pobre de Lepanto.

A dos manos escribes de razones
Que a muchos con susto sorprenden
Con más poder quel yelmo de Mambrino
Soporte mágico que todos entienden,
e invulnerables, la “world wide”, hace,
de aquellos que a disentir se atreven.

Fidalgo, Alonso Quijano.


C aballero leal y decidido
U ltima noche de posada
E xtenuado ya no sigo
N o temais soledad, que a
T odos los bandidos
A tajamosle el camino.

C on sus armas yo porto
O xidadas y no con brillo
N unca yo soporto que
M e digan tonto pillo
I magino yo en mi lecho
G orrinos bien cebados y
O seandome los pajaros del pecho.

Sancho P.



Espíritu es del hombre,
que la alegría llene su seno.
Pero el hambre tiene por deseo,
quel gozo hulla pleno.

No ha de darse por vencido,
el que noble causa lleva.
Enluce pues tus grebas,
y alista la panoplia,
quel día se hace corto,
para los que superan sus pruebas.

Ojear si puedes las aves,
cuando es que abunda la caza.
Pero el enemigo quiere,
de ella esquilmar la plaza.
Cuidar de ella es entonces,
labor del buen hombre.

Fidalgo, Alonso Quijano.



Remendaba con sigilo
sus calzones un mancebo
y este que viole dijole:
"Que hay de nuevo"?
Y contestole:
"Solo el hilo"

Asi maese Miker quedar podemos
si no fuesemos de la Sancta Licenciados
empero sus lecturas no dejamos
y los cimientos de la Torre socavamos.
Sus publicaciones yo solte presto
ya no las ire colocando
de ellas mi cerebro no anda preso
en el mostrador se pueden ir quedando
Mis ahorros los echare en mi cesto
no se crean que me estoy meando.
La ganancia de mi sudor no detesto
pues a mis hijos se la estoy dando.

Sancho P.




Variapinta estrofa del noble escudero
quen dos prosas hermanas contra un triste regero
de miles de hermanos que sufren el terrible descuero
por la secta Watchtower, la del "credo embustero"

Miker de Santiago

Gústome, querido Sancho,
que tu prosa y verso allanas.
Pues en tiempos modernos,
necesitamos de habla más vernácula.
Aunque oriundos de la lengua castellana,
la antigua, no es como la moderna.
Y así quien no sea leído,
Puede entender bien, sin perdida.

Como bien sabes, querido Sancho,
En procurar hidalguías deje mi plata.
Pensando que en construcción de torres,
estaba la encomienda dada.
Mas los dineros se acaban,
Y la torre por más clama.
De vergüenza, entonces trata, de llenarte,
¡La muy barata!

En reuniones recientes,
Se lanzo la proclama,
La viuda Judía y los Griegos de la Corintia,
Pobres que eran,
Dieron a manos llenas.
Olvidose la torre de que ellos ninguna obligación tenían,
que el Apóstol a las naciones, pegas les ponían.
Que por pobres ya tenían suficiencia establecida.
Pero ellos que querían, rogando al apóstol seguían.

Ellos tuvieron buen corazón,
Pero esto para nosotros no es obligación.
La torre aprender debiera,
del Apóstol Pablo ver, que del pobre nada exigiera.
Pero a los modernos nos decía,…
“Mala conciencia tiene, el que a la torre no diere.”
Del barato quieren vivir, dejando al pobre sin alito.
¡Vallan a pedir como Russel mentó, a lo alto!

Fidalgo, Alonso Quijano.


(2 Corintios 8:3, 4) 3 Porque según lo que verdaderamente podían hacer —sí, yo testifico, más allá de lo que verdaderamente podían hacer— fue esto, 4 mientras espontáneamente siguieron rogándonos con fuerte súplica por el [privilegio de] dar bondadosamente y de tener participación en el ministerio destinado para los santos.

Km-s 4/2012

Dosmonedas de muy poco valor

Una buena manera de apoyar los intereses del Reino es haciendo donaciones monetarias para la obra mundial de predicación. Pero ¿y si no disponemos de medios suficientes?

En cierta ocasión, Jesús vio a una viuda pobre echando dos monedas de muy poco valor en las arcas del templo. Su amor por Jehová la había movido a dar “de su indigencia, [...] cuanto poseiá, todo lo que teniá para vivir” (Mar. 12:41- 44). El hecho de que Jesús se hubiera fijado en ella muestra que su aportación fue muy valiosa para Jehová . Otro ejemplo digno de imitar es el de los cristianos del primer siglo. Para ellos, dar contribuciones era un privilegio, fueran ricos o pobres. Refiriéndose a los macedonios, el apóstol Pablo dijo que, pese a “su profunda pobreza”, rogaban “con fuerte súplica por el privilegio de dar bondadosamente” (2 Cor. 8:1-4).

De modo que, aun si solo podemos contribuir con un par de monedas de poco valor, no olvidemos que muchas contribuciones pequeñas suman una gran cantidad. Cuando damos de corazón, complacemos a nuestro generoso Padre celestial, quien “ama al dador alegre” (2 Cor. 9:7).





Que por mayo era por mayo
cuando los campos en flor,;
cuando los enamorados
van a servir al amor.
Y yo que ni se cuando es de dia
ni cuando las noches son;
sino por una avecilla
que me canta al albor.
Matomela un ballestero,
dele Dios mal galardon;
merezcase su castigo
y no se halle para el, perdon.

Asi Maese Miker pudiesemos ir quedando
si no fuesemos Licenciados de la Sancta Escritura,
Presos en la Torre que nos esta' engañando.
Por darle lo que quiere, empeñar hasta la dentadura,
si no tuviesemos la costumbre como los Bereanos.
Las doncellas primaveras las fuimos dejar pasando.
Percibo la luz del dia gracias a los apostatas de ole';
Quieren taparles la boca aunque sea sus blogs jakeando,
buscan ocultar su basura y se muy bien porque':
Blogs anti-Watch realistas
mucho mas que las revistas
que ellos estan publicando.
Que se deje ya de cuentos el entendido precursor
y se entere de este montaje el mundo entero.
"Proyectiles encendidos" que se muy bien de quien son.
Multinacional norteamericana con un fin muy puñetero,
le llegara' bien a esa empresa su particular Armagedon.

Sancho P.




Por abril y mayo aquí en las Españas,
Se hacen extensas campañas,
Precursores auxiliares
se reclaman en todos los lares.
Informes buscan completos,
de horas, revistas, folletos.

Quise yo encontrar el papiro, pergamino o vitela,
donde los antiguos dejaran la marca sincera,
de códices, rollos o visitas realizadas,
En el tiempo de Romanas plazas.
Más no encontré por ningún lado,
de informes que a todos pusieran en danza.

Encuentro sin embargo,
Que es cosa de modernas CIA,s
Marcar el ritmo de los proletarios,
con un nutrido grupo de formularios.

Que todo quede registrado,
para beneficio del potentado.
Así buscar pueden,
la debilidad del que inquieren.
Apremiar al que descansar deseare,
de ajenos intereses.

Russel no era Marcial,
más bien era comercial.
La torre tiene orígenes,
en sus inicios, comerciales.
Esto lo siguen usando,
Para la espiritualidad ir marcando.

Si dos dígitos de horas no superas,
publicador, no lo eres, de veras.
Anda el publicador holgando,
y el anciano va volando.
Éste, ahora, le apremia,
si no predica tiene espiritual anemia.

Tras la visita en vez de descansado,
quedas, sin duda, agobiado.
¡Tienes que ponerte la pila!,
¡no duermas, espabila!
¡Si al reino quieres entrar,
el informe has de llenar!

En la predicación, no puedes parar,
Si un café quieres tomar.
El informe más lleno ha de estar,
el reloj no dejes descansar.
No imagino a Cristo pendiente del minutero,
pero si al fariseo, que del detalle hacia credo.


Fidalgo, Alonso Quijano

Km-S 6/2012
15 min. Aprovechemos bien el tiempo en nuestro ministerio (Efe. 5:15, 16). Discurso con participación del auditorio basado en las siguientes preguntas: 1) ¿Cómo podemos aprovechar el tiempo a) si nos toca dirigir la reunión para el servicio del campo? b) al terminar dicha reunión? c) si tenemos que esperar a algún publicador que va en el mismo vehículo que nosotros y se queda hablando largo rato con una persona interesada? d) al hacer revisitas en distintos territorios? 2) ¿Cómo ahorramos tiempo a) si, por la mañana, desayunamos en casa antes de la reunión para el servicio o, al mediodiá, simplificamos las comidas? b) al llegar puntualmente a dicha reunión? c) si ponemos atención a las indicaciones que da el conductor para organizar los grupos y evitamos hacer cambios innecesarios tras la reunión? d) si antes de dirigirnos al territorio todos sabemos dónde empezar a predicar?


Alonso Quijano  8 de agosto de 2012 07:15
vida va adquiriendo,
este hilo con agrado.
Al punto que para seguir hablando
deseo participar dejando el anonimato,
aquí mi foto ato.
Con usuario nuevo destaco.

Alonso Quijano 9 de agosto de 2012 09:29
Es cosa santa para el testigo
Predicar para el reino anunciar
Pero en urbanitas plazas
Con dificultad la palabra lanza
En la garganta queda la nueva
y en la cartera la prueba

La prueba de éxito va menguando
Por un estudio, quince años se precisan,
De “años publicador” sin rendija.
Ángeles dicen que dan su apoyo.
Tan poderos que la piedra hablaría,
No pueden al testigo dar guía.

No son los ángeles los culpables,
ni Cristo quien es más loable.
Son los hombres que se lían,
Diciendo que tienen de Dios su guía.
No se atreven a revisar su camino
Por indigna cuestión de orgullo.

Cuando fue de Cristo el mensaje,
para cinco mil o tres mil agregados
no se necesito gran esfuerzo.
Pero hoy con el más alto almenaje,
unas pocas decenas de hallados,
para la Torre son gran almuerzo.



Alonso Quijano 9 de agosto de 2012 13:52


CON LA TORRE HEMOS TOPAO, SANCHO

Triste es para mí comprobar, que la torre es baluarte,
Para el infame abusador de infantes,
Que dos o tres testigos has de presentar,
Para al hermano Casto acusar.
Tendremos que montar escuelas,
Para adiestrar a descubrir sanguijuelas.

Al abusado zagal inocente,
enseñarle a llevar cámaras ocultas,
para al gusano pillar infragante,
en plena faenas disolutas.
Entretanto, consejo dan,… ¡joven detente!,
Contra el Santo Casto no peques.

Si la fama de Casto manchas,
Tendremos que enjuiciarte,
Mientras haz conciencia ancha.
pues la organización, más ha de preocuparte .
Para acusar, has de tener cumplida prueba.
A la Torre no la manches que es nueva.

CONCLAVE DE LA VERGÜENZA

Cuando el infante entre sollozos,
A los caciques acude compungido,
Con gran sonrisa le inquieren,
Que te ocurre pequeño, con que vienes.
El hermano casto me ha tocado, más allá de lo que es honroso.
¿De esto a otros has hablado, no habrás sido tú el doloso?

Con tan “amoroso” recibimiento,
queda el niño asustado.
Pero el conclave descariñado,
Afanoso sigue investigando,
¿Será el joven avispado?,
¿a las malas artes fue llevado?

¿Cómo puedes, reala CANALLA,
a un infante ingenuo acusar?
¿Si en la ignorancia de la falla,
tienes a gala educar?
Si salvaje esto es para el mundano,
¿Qué es para tan tierno hermano?


El relato de la infamia... en los siguientes enlaces.

http://www.youtube.com/embed/97aNRfBNoV8

http://www.youtube.com/embed/Ayp78ZF2JxY

http://www.youtube.com/embed/8O-c-xyBR7w


He decidido dejar este atrevido temario,
Pues mas veloz que el galgo flaco corre
quien lleva los fondos cual funcionario,
a ingresarlos presto a la ensalzada Torre.

No obstante; a quienes nos crujen
las coyunturas como las cañas,
no habra' secta que nos estruje,
que ya esta bien que nos engaña.

Como el gato escaldado huye,
a todos iremos anunciando
que todo aquel que contribuye,
cartera vacia le va quedando.

No eran molinos sino gigantes,
que los fuimos viendo como pendejos.
Recobrare' la vida que tenia antes
y los vere' ya solo desde lejos.

Sancho Patricio.
12 de agosto de 2012, 2:58

avatar
Coco
Admin
Admin

Mensajes : 1466
Fecha de inscripción : 25/12/2013

http://testigosincero.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.