¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Mensaje por Desapastillada el 01/05/14, 11:41 pm



Por favor, elijo la incineración, no llevo bien eso de criar malvas...
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3076
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Mensaje por Nikita dura de matar el 02/05/14, 08:19 pm

Vaya, Desa,  No puedo visionar videos,  pero es un problema que tengo con este ordenador, asi estaré hasta que me arreglen mi portatil  bounce  bounce  bounce 

Lo de la incineración, solo si me incineran pasados tres dias...por si acaso.. silent 
avatar
Nikita dura de matar
Moderador
Moderador

Mensajes : 1912
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Mensaje por Saskatchewan el 03/05/14, 10:16 pm

Desa.... no queria ver este video pero, aun asi  decidi verlo hace unos minutos , justamente cuando me terminaba de comer una manzana !!!  them ...dime me acabo de comer a alguien ???  omg !!!  Shocked
avatar
Saskatchewan

Mensajes : 742
Fecha de inscripción : 14/01/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Mensaje por Desapastillada el 03/05/14, 11:55 pm

Glup, estuvo rica?, que cosas, también escuché si no mal recuerdo de que cada cuerpo carga con 1 Kg de microbios donde están diseminados por todo nuestro cuerpo, que fuerte, con lo minúsculos que son, hay momentos que es mejor no ver las caras de nuestros benefactores inquilinos, lo mismo nos da un patatús  Razz  Supongo que de estos no podremos prescindir, ni duchándonos, como sería el caso del exceso de la grasa corporal de cara al verano Suspect 
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3076
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Mensaje por Desapastillada el 04/05/14, 06:23 pm

En 1901 un experimento de un científico americano demostró supuestamente que todos perdemos 21 gramos en el momento exacto de nuestra muerte.
¿Es cierto que el alma humana pesa 21 gramos?...

El alma, el elemento espiritual e inmortal que, según muchas religiones, forma al cuerpo humano y con él construye la esencia del hombre, ha sido concebida desde el principio de los tiempos como una entidad etérea y volátil, parecida a una corriente de aire o una respiración.

La gran mayoría de estas religiones asegura que la conciencia o alma del ser humano trasciende a la vida en sí, perviviendo más allá de la muerte física del cuerpo. Por esto, fueron muchas las personas a lo largo de la historia que intentaron demostrar empíricamente la existencia del alma. De éstos, el más recordado fue el físico estadounidense Duncan MacDougall, quien a principios del siglo pasado postuló que el alma tenía que tener una masa o sustancia medible. Su argumento fue el siguiente:

“Partiendo del supuesto de que si las funciones psíquicas continúan existiendo como una individualidad o personalidad separada después de la muerte del cerebro y del cuerpo, entonces tal personalidad sólo puede existir como un cuerpo ocupante de espacio. Y como se trata de un “cuerpo separado”, diferente del éter continuo e ingrávido, debe tener peso, igual que el resto de la materia. Esa sustancia, obviamente, se desprende del cuerpo en el momento de la muerte, y por lo tanto la pérdida de peso debe ser medible”.



El experimento

Para comprobar su teoría, el físico hizo el siguiente experimento: se trasladó a un hogar de ancianos, donde pudo experimentar sobre seis personas moribundas, pesándolas antes de su muerte en una cama que en realidad era una balanza industrial; cuatro de estos pacientes tenían tuberculosis, otro diabetes y el último sufría una enfermedad sin determinar.

Las notas de uno de los experimentos, escritas por el propio MacDougall en el asilo de ancianos, dieron cuenta del siguiente resultado:

“El paciente fue perdiendo peso poco a poco a un ritmo de 28,35 gramos por hora debido a la evaporación de la humedad a través de la respiración y la evaporación del sudor. Durante las tres horas y cuarenta minutos que duró el proceso mantuve el final del astil de la balanza un poco por encima del punto de equilibrio y cerca de la barra limitante superior para que la prueba fuera más concluyente en caso de que se produjera la muerte. Transcurridas tres horas con cuarenta minutos, el paciente expiró y, de golpe y coincidiendo con la muerte, el final de astil bajó y golpeó de forma audible la barra limitante inferior y permaneció allí sin rebotar. La pérdida de peso se estableció en 21,26 gramos”.

En un estudio posterior Macdougall también pesó a 15 perros moribundos en balanzas, descubriendo que su muerte no implicaba ninguna pérdida de peso. Por ello concluyó que los animales no tenían alma.

Revuelo mundial

Las conclusiones de los experimentos de Mac Dougall, que comenzaron en 1901, fueron publicados seis años más tarde en la revista “American Medicine” y en el diario New York Times bajo el título: “El alma: hipótesis relativa a la sustancia del alma junto a una evidencia experimental de la existencia de dicha sustancia”. El estudio causó de inmediato bastante revuelo y desde entonces se originó el mito de que el peso del alma correspondía a 21 gramos.
El experimento de Mac Dougall, como era previsible, fue duramente atacado por la comunidad científica, que criticó su falta de exactitud y rigurosidad. El físico Augustus P. Clarke, por ejemplo, señaló que en el momento de la muerte se producía un repentino incremento de la temperatura corporal debido a que los pulmones dejaban de enfriar la sangre. Entonces, el consecuente incremento de la sudoración podría explicar fácilmente los 21 gramos perdidos. Clarke también agregó que los perros carecían de glándulas sudoríparas y por eso su peso no sufría ningún cambio súbito al morir.

En 2005, el doctor Francis Crick (Premio Nobel 1962), aseguró que los 21 gramos que había percibido MacDougall en sus experimentos era una pérdida del proceso físico del cuerpo, exactamente del cerebro y no del alma. Según él, la actividad neuronal producía un campo eléctrico que hace que el cuerpo pese más. Entonces, al detenerse esta actividad neuronal (al morir) desaparece y por tanto el peso también (este argumento, sin embargo, no explicó por qué los perros, que también tienen actividad neuronal, no perdieron peso al morir).

Otros físicos también rebatieron a MacDougall asegurando que para que una masa de 21 gramos se transforme en energía y salga del cuerpo, científicamente, debe producir un haz de luz. Lo curioso es que el mismo Mac Dougall, quien en otro experimento intentó ver el alma mediante una máquina de rayos X, aseguró que había visto un halo de luz en 12 personas moribundas.

Independiente de las discusiones científicas, el supuesto peso de 21 gramos del alma humana se ha transformado ya en una suerte de mito popular. Para los escépticos, en tanto, el argumento es simple: si no existe ninguna evidencia científica de la existencia del alma, ¿qué sentido tiene hablar de su peso?
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3076
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Mensaje por Desapastillada el 09/06/14, 05:13 pm


¿Qué pasa con nuestra consciencia al morir?

Las personas que han tenido una experiencia cercana a la muerte describen una luz al final de un túnel o cierta visión, pero no tenemos certezas ya que, hasta ahora, nadie que haya muerto de verdad resucitó. Los científicos, tienen palabras para describir qué pasa con nuestra consciencia luego que nuestro corazón deja de latir y damos un ultimo suspiro. Se trata de un tema muy interesante y que queremos compartir con ustedes.

Qué pasa con el cerebro al morir

Una vez que los principales órganos y sistemas del cuerpo humano dejan de funcionar, perderemos signos vitales y se nos categoriza como muertos clínicamente. Se pensaba que al dejar de respirar y tener pulso todo el cuerpo se apagaba, pero ahora se sabe que el cerebro se toma algo más de tiempo.

Según la neurocientífica Jimo Borjigin, la muerte no es cruzar una línea, sino que un proceso. Una vez que nuestros signos vitales se apagan, el cerebro sigue funcionandopor medio minuto más.

En ese medio minuto, se produciría el viaje que lleva finalmente la muerte y, en que rotamos entre consciencia e inconsciencia. La prueba estaría en las personas que lograron salvarse de la muerte luego de haber perdido sus signos vitales.

Una de cada cinco personas que tuvo un roce personal con la muerte, describe experiencias que quedan guardadas en su memoria y que van desde ver una luz brillante a encontrarse con personas que fueron significativas en su vida, entre otras cosas más.

A este tipo de casos, se les denomina NDE (Experiencias cercanas a la muerte) y la ciencia busca formas de saber si son reales o solo un engaño de un cerebro que se está apagando.

Nuestra conciencia al morir

Existen datos contradictorios acerca de qué pasa en nuestro cerebro a punto de morir. Algunos científicos indican que se trata de un engaño del cerebro, mientras que otros creen que puede tratarse de experiencias reales.

George Mashour, un anestesiólogo norteamericano, cree que la consciencia está en la raíz de nuestro cerebro y, al acercarnos a la muerte, nos lleva a la frontera entre el existir o dejar de hacerlo.

Por supuesto que en la ciencia toda hipótesis debe ser probada, y por ello se realizó un estudio con ratones, midiendo su actividad cerebral luego de morir mediante eutanasia. A estos ratones se les había colocado previamente electrodos en diferentes zonas de su cerebro. Los científicos lograron describir qué pasó con su cerebro después de la muerte clínica (sin latido cardiaco ni respiración).

Las neuronas de los ratones siguen enviando señales de forma rápida por entre 22 y 55 segundos. Si bien en un principio estas pueden ser débiles, hay un momento en que aumentan notablemente. La sincronización neuronal durante ese periodo es el doble de fuerte que cuando los ratones están anestesiados o despiertos. Si bien se sabía que había actividad neuronal, nunca se imaginó que fuera tanta.


Ante los datos entregados por este experimento, los científicos concluyeron que quienes pasan por una experiencia cercana a la muerte tienen activos los centros visuales y memoria, por lo que pueden reconocer personas o hechos, para luego recordarlas.

Si bien el experimento fue en ratones, obviamente no se puede hacer en personas, ahora sabemos que la consciencia sigue presente en el cerebro tras la muerte clínica, de la cual es posible volver a menos que se produzca muerte cerebral, tras lo cual se declara a la persona como muerta oficialmente.

Gracias a la conexiones y sincronización cerebral, habría una fuerte actividad durante esos segundos donde estamos más cerca de la muerte que de la vida, descartando que se trataría de solo un sueño. Solo queda saber qué tan reales son esas experiencias: acaso son fruto deun cerebro activo o, realmente hay un componente de otro mundo y que quizá nunca podremos entender.

http://curiosidades.batanga.com/6058/que-sucede-con-la-consciencia-al-morir
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3076
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Qué nos ocurre después de la muerte?...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.