Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Mensaje por osdavid el 14/05/14, 03:30 am

http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/murio-una-joven-testigo-de-jehova-que-no-recibio-transfusion-de-sangre

abrazo
avatar
osdavid

Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 15/02/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Mensaje por Nikita dura de matar el 14/05/14, 01:48 pm

Triste noticia,  una mujer joven que  ha sacrificado lo valioso y sagrado que es la vida,  por solo una cruel y errónea interpretación que los dirigentes de la wachtower hicieron creer a sus adeptos...

Gracias, Osdavid, abro enlace de la noticia :

Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Estaba hospitalizada en el San Roque por una úlcera intestinal. La familia intentó lograr la transfusión mediante un amparo, pero fue rechazado.


Una mujer de 30 años, testigo de Jehová, que había asentado por escrito que no quería recibir transfusión de sangre, murió en la mañana de este martes a causa de una úlcera intestinal.

Fue en el Hospital San Roque, alrededor de las 6.35. En la madrugada, el padre de la joven habían pretendido que la Justicia intercediera y permitiera a los médicos realizar el procedimiento, pero el resultado fue negativo.

El juez en lo Civil y Comercial de 19° Nominación, Marcelo Villarragut, rechazó la medida cautelar ya que la mujer, siendo mayor de edad, había suscripto ante escribano público un formulario de directivas anticipadas de atención médica, con la prescripción de que no quería recibir transfusiones por razones religiosas.

El rechazo al amparo se basa en dos precedentes de la Corte Suprema de Justicia. El más reciente es conocido como el "caso Albarracín", de 2012 (el otro es "Bahomondez").

En el hospital
La paciente era Bárbara Fernanda Falcón. "Se trataba de una chica joven que consulta al hospital por tener una patología digestiva, que cursa con una pérdida de sangre", explicó Daniel Mercado, director del San Roque.

"Esto hace que de no mediar distinto tipo de medidas vitales, corre peligro de vida. La necesidad se crea en una condición religiosa de la paciente", explicó a Radio Universidad.

"Medicamente, se le indica transfusiones de sangre. La condición religiosa de la paciente hizo que nosotros no pudiéramos llevar acabo esta decisión. Se habló con la familia. Y medicamente consideramos que era indispensable la transfusión", explicó.

"Respetuosos de esa decisión, y amparados en el aspecto legal la chica no recibió transfusiones y falleció a las 6.35", agregó.

El 9 de marzo de 2013, la mujer había firmado con escibano las “Directivas Anticipadas y Designación de un Representante para la Atención Médica”.

Allí quedó asentado que la testigo de Jehová no aceptaba “transfusiones de sangre completa, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas o plasma, bajo ningún concepto, aunque el personal médico los creyera necesario para salvarle la vida”.

Los argumentos
El juez Marcelo Villarragut enfatizó que constituía “un derecho personalísimo e inviolable de la paciente el de decidir del modo en que lo hizo”, pese al planteo del padre, Mario Alberto Falcón, de que se autorizara el procedimiento con tal de preservarle la vida.

“En armonía con lo resuelto por la CSJN -sostiene-, que a la luz de lo dispuesto por el artículo 19 de la Constitución Nacional, en cuanto protege los actos autorreferentes y otorga al individuo un ámbito de libertad en el cual puede adoptar decisiones acerca de su persona, en tanto las mismas no violen derechos de terceros, debe respetarse la voluntad de la paciente, prestada previamente de la forma mencionada, para priorizar su derecho inviolable a la autodeterminación, sus creencias religiosas y su dignidad”, concluyó el juez".

La abogada de la familia, Daniela Ángeli, cuestionó que el fallo recién se haya firmado esta mañana, pese a que a la 1.40 se había presentado el amparo.

Según dijo a Mitre Córdoba, cuando concurrió a las 8 al juzgado, el magistrado "no tenía decreto de resolución todavía". La joven había fallecido a las 6.35.

Desde fuentes judiciales se replicó que el amparo tuvo una respuesta en tiempo récord. El padre de la mujer presentó dos certificados con igual diagnóstico: uno del 5 de mayo y otro del 12, pero recién ayer llevó el planteo a la Justicia
avatar
Nikita dura de matar
Moderador
Moderador

Mensajes : 1912
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Mensaje por Coco el 14/05/14, 02:38 pm

Triste noticia, la vida sacrificada en aras a lo sagrado de un simbolo. Como bien se ha dicho tantas veces...¿vale mas el simbolo que lo que representa?

curioso sofisma el de la watchtower, sabiendo que los israelitas comian perfectamente la sangre que se alojaba en la medula, por ejemplo.
avatar
Coco
Admin
Admin

Mensajes : 1468
Fecha de inscripción : 25/12/2013

http://testigosincero.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Mensaje por Desapastillada el 14/05/14, 11:06 pm

El rechazo al amparo se basa en dos precedentes de la Corte Suprema de Justicia. El más reciente es conocido como el "caso Albarracín", de 2012 (el otro es "Bahomondez").

Directrices Anticipadas: testigo de jehová, negativa a transfusiones de sangre



Validez de un testamento vital por el que una persona se niega a recibir transfusiones de sangre — Aplicación del art. 11 de la Ley 26.529 — Inexistencia de eutanasia

Hechos: Un paciente internado en la unidad de terapia intensiva de una clínica sin gozar de su pleno discernimiento dejó escrito un testamento vital en el que manifestó su negativa a efectuarse transfusiones de sangre por ser Testigo de Jehová. El Juez de grado autorizó con carácter cautelar realizarle una transfusión. La Cámara revocó dicho pronunciamiento.

1. — La voluntad de un paciente de no realizarse transfusiones de sangre por motivos religiosos —en el caso, es Testigo de Jehová—, expresada en un testamento vital, debe ser respetada, pues su derecho a decidir en tal sentido se encuentra regulado por el art. 11 de la Ley 26.529, que busca resguardar el principio de autodeterminación y libertad de conciencia. [1]

2. — La objeción de someterse a una transfusión de sangre, fundada en convicciones íntimas de carácter religioso, no configura un supuesto de eutanasia, pues lo que se busca no es el suicidio, sino mantener incólumes ideas profesadas.

#NroFallo# — CNCiv., sala A, 2012/05/17 (*). – A. N. J. W. s/medidas precautorias.

[Cita on line: AR/JUR/16917/2012]

(*) Citas legales del fallo núm. #NroFallo#: leyes nacionales 23.054 (Adla, LIII-D, 4125); 26.529 (Adla, LXX-A, 6)

Jurisprudencia Vinculada

[1] La Corte Suprema de Justicia de la Nación en “Bahamondez, Marcelo”, 06/04/1993, LA LEY 1993-D, AR/JUR/1624/1993, sostuvo que la libertad religiosa incluye la posibilidad de ejercer la llamada objeción de conciencia, entendida como el derecho a no cumplir una norma u orden de la autoridad que violente las convicciones íntimas de una persona, siempre que dicho cumplimiento no afecte significativamente los derechos de terceros ni otros aspectos del bien común. (Del voto en disidencia de los doctores Cavagna Martínez y Boggiano).

[1] Ver también. Entre otros: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, sala I, “G., C. L. c. Mediconex S.A. y otros”, 31/05/2007, LA LEY 30/08/2007; DJ 2007-III , 7 ED 225 ED 225 , 454; AR/JUR/1995/2007.

CONTEXTO DOCTRINARIO DEL FALLO

MANCHINI, Héctor, “Nuevo debate sobre transfusiones de sangre y Testigos de Jehová”, Sup. Act. 30/06/2011, 1.

2ª Instancia. — Buenos Aires, mayo de 2012.

Y Vistos; Y Considerando:

I. Llegan los autos con motivo del recurso articulado subsidiariamente a fs. 70/82 contra el decisorio que luce a fs. 21/22.

II. En primer término, corresponde señalar que la Corte Suprema ha declarado que el derecho a la vida es el primer derecho natural de la persona humana preexistente a toda legislación positiva que resulta garantizado por la Constitución Nacional (conf. CSJN, Fallos, 302:1284; 310:112 y 323:133-9). Asimismo ha entendido que la vida de los individuos y su protección -en especial el derecho a la salud- constituyen un bien fundamental en sí mismo, que, a su vez, resulta imprescindible para el ejercicio de la autonomía personal. El derecho a la vida, más que un derecho no enumerado en los términos del art. 33 de la Ley Fundamental, es un derecho implícito, ya que el ejercicio de los derechos reconocidos expresamente requiere necesariamente de él y, a su vez, el derecho a la salud está íntimamente relacionado con el primero y con el principio de autonomía personal, toda vez que un individuo gravemente enfermo no está en condiciones de optar libremente por su propio plan de vida. A mayor abundamiento sostuvo también que el derecho a la salud desde el punto de vista normativo, está reconocido en los tratados internacionales con rango constitucional (art. 75 inc. 22) entre ellos, el art. 12 inc. c del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; inc. 1º, arts. 4º y 5º de la Convención sobre Derechos Humanos -Pacto de San José de Costa Rica- e inc. 1º del art. 6º del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, extensivo no sólo a la salud individual sino también a la salud colectiva (conf. CSJN, Fallos, 323:1339; CNCiv., Sala D, diciembre 22-2005, “L., E. c. Plan de Salud Hospital Italiano de Buenos Aires”, publicado en ED del 27/3/06).

Ahora bien, por otro lado, la Corte Suprema también ha reconocido raigambre constitucional al derecho a la libertad religiosa y, más ampliamente, a la libertad de conciencia. En tal sentido, sostuvo que la libertad de conciencia consiste en no ser obligado a un acto prohibido por la propia conciencia, sea que la prohibición obedezca a creencias religiosas o a convicciones morales (Fallos 214:139). Por otra parte, al interpretar el art. 14 de la Constitución Nacional, el tribunal enfatizó que dicha norma asegura a todos los habitantes de la Nación el derecho a profesar y practicar libremente su culto (Fallos 265:336).

Asimismo, el más alto Tribunal considera que el art. 19 de la Constitución otorga al individuo un ámbito de libertad en el cual éste puede adoptar libremente las decisiones fundamentales acerca de su persona, sin interferencia alguna por parte del Estado o de los particulares, en tanto dichas decisiones no violen derechos de terceros. Tal principio resulta de particular aplicación al presente caso, en el que se encuentran comprometidas, precisamente, las creencias religiosas, la salud, la personalidad espiritual y física y la integridad corporal. Luego, la posibilidad de que los individuos adultos puedan aceptar o rechazar libremente toda interferencia en el ámbito de su intimidad corporal es un requisito indispensable para la existencia del mencionado derecho de la autonomía individual, fundamento éste sobre el que reposa la democracia constitucional (conf. CSJN en autos “Bahamondez, Marcelo”, del 6/4/1993, del voto de los Dres. Belluscio y Petracchi).

Sobre estos principios, y a los fines de dilucidar la delicada cuestión traída a estudio, no debe perderse de vista que ambas partes intervinientes en el proceso han acompañado una constancia documental -en copia simple- la cual da cuenta de “Directivas anticipadas” y en la que P. A. O. expresa ser testigo de Jehová y no aceptar “…transfusiones de sangre completa, glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas o plasma bajo ningún concepto, aunque el personal médico las crea necesarias para salvarme la vida…” (cfr. fs. 5 y fs. 63, de fecha 18 de marzo de 2008).

Es decir, el Sr. P. A. O., actualmente internado en la unidad de terapia intensiva de la Clínica Bazterrica (ver resumen de historia clínica de fs. 3), dejó expresada su voluntad en relación a una situación como la que se ha generado y cuya dilucidación se pretende.

En este sentido, el art. 11 de la ley 26.529 establece que “Toda persona capaz mayor de edad puede disponer directivas anticipadas sobre su salud, pudiendo consentir o rechazar determinados tratamientos médicos, preventivos o paliativos, y decisiones relativas a su salud. Las directivas deberán ser aceptadas por el médico a cargo, salvo las que impliquen desarrollar prácticas eutanásicas, las que se tendrán como inexistentes”.

Esta norma legisla por primera vez en el orden nacional acerca de las previsiones y de las estipulaciones que puede efectuar una persona para la eventualidad de la pérdida de su propio discernimiento. Se trata de la regulación de un derecho que se encuentra ampliamente reconocido por nuestra Constitución Nacional y por diversos tratados internacionales (conf. Llorens, Luis R. y Rajimil, Alicia B. “Directivas anticipadas de salud (art. 11 de la ley 26.529)”, LA LEY, 2009-F, 392).

Sobre las directivas anticipadas, se han expuesto diversos argumentos a favor de su validez constitucionalidad. En tal sentido, se ha dicho que resguardan el principio constitucional de libertad de autodeterminación, entendido como soporte de conductas autorreferentes (conf. Saux, Edgardo I. y Azvalinsky, Alejandro M. “Vida, muerte y dignidad. Los testamentos vitales. Utilidad y alternativas”, JA, 2007-IV-1034).

Por otra parte, no se da en la especie el supuesto excepcional que menciona la última parte de la norma citada, en tanto impide la aplicación de las directivas anticipadas que impliquen prácticas eutanásicas.

En este orden de ideas, la Corte Suprema ha expresado que no se trata de un supuesto de eutanasia la objeción a someterse a una transfusión de sangre, fundada en convicciones íntimas de carácter religioso. Existe una importante diferencia entre el contenido de la acción desplegada por el promotor o el cómplice de la eutanasia y el de la conducta del objetor de conciencia. Este no busca el suicidio, tan sólo pretende mantener incólumes las ideas religiosas que profesa. Por ello, la dignidad humana prevalece aquí frente al perjuicio que posiblemente causa la referida ausencia de transfusión sanguínea (conf. CSJN en autos “Bahamondez, Marcelo”, del 6/4/1993, del voto de los Dres. Cavagna Martínez y Boggiano) (LA LEY, 1993-D, 130)

Insistimos en que el testamento vital o directivas anticipadas que expresara el Sr. P. A. O., otorga plenos efectos jurídicos a partir de la sanción de la ley analizada precedentemente.

Estas directivas, deben ser respetadas priorizando la voluntad del paciente fundada en su derecho a la autodeterminación, sus creencias religiosas y su dignidad.

Por otra parte, las manifestaciones del padre de P. A. O. que apuntan a su relación oscilante con la práctica de su creencia religiosa, se contraponen a la voluntad expresada por aquél en el instrumento analizado, sin que existan elementos que indiquen haber rectificado la postura expuesta en tan trascendente documento.

Tampoco se advierte que haya transcurrido un largo espacio de tiempo entre que se celebrara el testamento vital –marzo del año 2008, conforme fs. 4 Y fs. 63 vta. y este pronunciamiento, que nos lleve a considerar que pudo haber mediado algún cambio en la idea religiosa del paciente.

Como ya hemos dicho, de haber existido intención de modificar el testamento vital, lo lógico es que A. O. haya revocado la voluntad expresada en el instrumento analizado.

En resumen, conforme fuera analizado precedentemente, debiendo primar la decisión adoptada por P. A. O. en las directivas anticipadas, las cuales se encuentran fundadas en el principio de autodeterminación y de libertad de conciencia y religiosa, y a su vez reguladas en el art. 11 de la ley 26.529, consideramos que debe revocarse el pronunciamiento recurrido en tanto autoriza con carácter cautelar a realizarle a aquél una transfusión de sangre.

En atención a los fundamentos vertidos precedentemente, se resuelve: Revocar el pronunciamiento de fs. 21/22 y denegar la medida cautelar requerida. Con costas en el orden causado atento la índole de las cuestiones debatidas.

Notifíquese al Sr. Fiscal de Cámara y devuélvanse, haciéndose saber que en primera instancia deberá notificarse la recepción de las actuaciones y el presente fallo en forma conjunta.

El Dr. Ricardo Li Rosi no interviene por hallarse en uso de licencia (conf. art. 109 del RJNC). — Sebastian Picasso. — Hugo Molteni.



23/5/12 Fuente: Thomson Reuteres

http://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&frm=1&source=web&cd=2&cad=rja&uact=8&ved=0CD0QFjAB&url=http%3A%2F%2Fwww.protectora.org.ar%2Fbioetica%2Fdirectrices-anticipadas-testigo-de-jehova-negativa-a-transfusiones-de-sangre%2F14480%2F&ei=eLVzU83bAu3Y0QWY4IDgCA&usg=AFQjCNF5iIeYHv2x7k06FPBotmPT9eKQaw&sig2=CQ-BSQaJWPWGKtKSbJMOpQ
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3089
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Mensaje por Nikita dura de matar el 15/05/14, 01:56 pm

 Excelente Post de A.J una reflexión para todos los tdj

Otra muerte innecesaria

Siempre he comentado las cosas positivas que tienen las organizaciones religiosas como los JW. Sin embargo, no puedo ocultar mi indignación por una nueva muerte innecesaria por el forcejeo con el asunto de las transfusiones de "sangre". Hace pocas horas los medios han hecho público el fallecimiento de una mujer testigo de Jehová por negarse a recibir una transfusión de "sangre".
http://www.telam.com.ar/notas/201405/62935-testigo-de-jehova-fallecio--hospital-san-roquecordoba-transfusion-de-sangre.html


Puede que los defensores a favor de la postura de los testigos argumenten que la falta de pericia médica al incluir algún sustituto a tiempo fué la causa de la muerte y no per sé el hecho de colocarle "sangre" o no. Sin embargo, los médicos argumentan que "estaban atados de manos" y que respetaron la decisión de la paciente la cual se había protegido legalmente para no ser obligada, pese a riesgo de muerte:

"El director del San Roque dijo que "respetuosos de esa decisión, y amparados en el aspecto legal, la chica no recibió transfusiones y falleció a las 6.35".

En tanto, los padres de la joven habían solicitado que la Justicia intercediera y permitiera a los médicos realizar el procedimiento, pero el resultado fue negativo.

El juez en lo Civil y Comercial de 19na. Nominación, Marcelo Villarragut, rechazó la medida cautelar por la decisión suscripta por la mujer, mayor de edad y realizada ante escribano público".

En estos casos la Watchtower intenta sacarse de encima las acciones legales y argumenta de cara al público que "los testigos voluntariamente deciden este asunto a nivel personal y ellos como individuos" cargan con las consecuencias (aunque sea una posible muerte). Aquello es cierto y falso al mismo tiempo. Ciertamente sabemos que si un testigo decide aceptar una transfusión de "sangre" será desasociado de la congregación (lo cual en la práctica equivale a una expulsión), sufriendo la consiguiente lapidación social y espiritual de sus hermanos. Esta coacción no permite al testigo individual tomar una decisión personal verdaderamente libre e informada, ya que tendrá gran presión de sus compañeros de creencia.

Lamentablemente muchos testigos individuales no se forman un juicio propio y personal de este asunto. En entradas pasadas hemos demostrado claramente los errores de la doctrina de la "santidad de la sangre" llevada a los extremos por personas que no tienen toda la información para realizar una auténtica decisión personal.


Primero observamos que el llamado mandato bíblico nos habla de la sangre completa que se obtenía de un ser vivo, la misma que podía ser ingerida como alimento.

1) ¿Saben los JW que la inmensa mayoría de las transfusiones de sangre no insertan la sangre completa que es extraída de un persona?  

La sangre se extrae por medio de una punción en el brazo y se trata para impedir su coagulación, posteriormente la sangre se separa en sus componentes principales, plasma, plaquetas y glóbulos rojos.  Y dichos componentes separados pueden ser derivados a diferentes personas que lo necesiten.


Suele suceder que a una persona le transfunden dos componentes que incluso pueden provenir de personas distintas.  En realidad  las transfusiones son de los componentes de la sangre que se necesitan. Los glóbulos rojos, la parte que se transfunde más a menudo, se utilizan para incrementar la capacidad de la sangre de transportar oxígeno y para evitar el agotamiento y otras complicaciones.

Y ahora viene esta pregunta: ¿Puede considerarse sangre un componente principal de la misma ?

Por ejemplo, ¿podría considerarse una casa el techo por separado de la misma o sus ventanas separadas? Claramente no. La Biblia no habla nada de componentes mayores ni menores, éstos últimos si pueden ser usados por los testigos a conciencia. Pero, ¿hace que sea sangre la existencia de un componente mayor o uno menor? ¿Hace que pueda llamarse casa un componente más grande como el techo o una puerta? La Biblia no habla ni de componentes mayores ni menores, solo habla de la misma sangre que era derramada o extraída, y vemos que en la inmensa mayoría de las transfusiones la sangre del donante original ha pasado por varios procesos que la han separado, lo cual técnicamente no es sangre.

Consideremos el llamado Plasma de la sangre, el cual está prohibido por los JW. El 90 % del plasma es agua, el 7% proteínas y el 3 % grasa. Curiosamente las fracciones menores como las proteínas de la misma si pueden usarse por separado como fracciones menores por parte de los testigos. ¿Cuál es la lógica de todo ésto? Ni el plasma es sangre, y menos las proteínas o el agua que es la mayor cantidad de plasma. Como dijo una vez Ray Franz, ésto sería semejante evitar comerme un pan con queso, pero por separado me como el pan y el queso.

¿Debería evitar tomar agua por que es el 90% del componente principal de la sangre puesto que el Plasma es finalmente el mayor componente de la misma?

Estas cuestiones absurdas, esta omisión de la información que han generado discusiones inútiles con los médicos solo han provocado muertes. Y son estas acciones irracionales de la propia religión  las que provocan la llamada proscripción y para nada los ardides del Diablo.

2) ¿Sabe la mayoría de los testigos que en caso de emergencias o una situación fuera del control de la persona la ley de la sangre permitía la ingesta de la misma?  

La Biblia declara que si un Israelita en una situación extrema fuera de su control personal consumía un animal que no había sido desangrado, no recibía la pena de muerte. También tenemos el caso de los hombres de Saúl que no fueron muertos por comer sangre en una situación extrema en la cual Saúl los había puesto. Además la misma Watchtower comenta que no habría ningún problema si en una comida una persona come carne con algunas gotas de sangre. Mire el razonamiento:


"Por supuesto, hasta la carne de animales debidamente desangrados puede parecer muy roja o puede tener fluido rojo en la superficie. Esto se debe a que el desangrar no quita todo vestigio de sangre del animal. Pero la ley de Dios no requiere que se quite toda gota individual de sangre. Simplemente declara que el animal debe ser desangrado" - Atalaya 1973 1 de enero.


¿Cómo es posible que se deje a conciencia aquello cuando tenemos claridad que pueden haber restos de sangre completa en una parrillada y no cuando el plasma (que es un componente de la sangre) debe ser administrado en caso de urgencia vital?


En conclusión:

La W.T al parecer no desea avanzar en un ajuste de estos asuntos por la avalancha de demandas que podría tener. Pero la vida de las personas vale cualquier sacrificio económico. La organización Watchtower tiene muchas cosas positivas. Pero lamentablemente este asunto irracional empaña su obra.

Ciertamente podrían comenzar diciendo que en todas las operaciones programadas y que pueda manejarse el riesgo, el cristiano debería evitar las transfusiones de sangre completa (que es algo muy raro). Pero también a conciencia podría optar por algún tratamiento que contenga componentes separados de la misma, que ya la han descompuesto y que no la hacen sangre.

Y finalmente puesto que la sangre era un recordatorio para apreciar la vida,el símbolo de la vida no puede estar sobre el mismo objeto que aspira a simbolizar.   Hacer lo contrario sería como creer que el Templo era más importante que el mismo Padre que está en los cielos.

Es cierto que la sangre y sus componentes pueden ser un transmisor de enfermedades secundarias y quizás la medicina la retire como tratamiento en el futuro. Pero esas deliberaciones son médicas y de la ciencia. Un testigo que se somete a quimioterapia también puede tener efectos secundarios, pero él de ninguna forma es sancionado al respecto.

Lo anterior debería dejar claro que en casos de riesgo vital, la persona tendría el derecho y opción personal sin el temor de ninguna sanción o castigo y desasociación religiosa, al permitir que se tomase una acción médica en torno al bien mayor de su vida. Aquello significaría entender realmente lo que es santificar la vida.

http://estudiosdelasescrituras.blogspot.com.es/2014/05/otra-muerte-innecesaria.html
avatar
Nikita dura de matar
Moderador
Moderador

Mensajes : 1912
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Murió una joven testigo de Jehová que no recibió transfusión de sangre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.