Entrevista al clítoris

Ir abajo

Entrevista al clítoris

Mensaje por Nikita dura de matar el 04/09/14, 07:58 pm



El órgano femenino admite que no es fácil hablar de él. “Soy el más estigmatizado y perseguido”.

Contrario a lo esperado, no fue difícil contactar al clítoris para esta entrevista. Bastó una llamada y una invitación a sentarse en el banquillo de los órganos para que aceptara. “Y eso –dice este órgano eminentemente femenino- que no estoy acostumbrado a que los periodistas me busquen… Es más, me da la impresión de que también me evitan”.

Dice vivir sorprendido por el resquemor que genera en muchos la sola mención de su nombre y asegura, sin titubear, que “soy el órgano más estigmatizado y perseguido de la historia, sobre todo en ciertas culturas, tal vez porque fui creado para cumplir con una única función: proporcionar placer”.

Por qué se llama así?

Mi nombre tiene origen en la palabra griega kleitoris, que significa “pequeña elevación”. Y déjeme decirle que aunque me llamo así desde que me conozco, durante diez siglos se ocultó mi existencia…

¿Y eso por qué?

Créame que durante la Edad Media, e incluso mucho más allá de la época moderna, hablar de mí se consideraba pecado. Entienda usted que habito en una parte del cuerpo femenino que aún hoy genera sonrojos.

¿Y cuál es la razón?

Empiezo por decirle que soy el único órgano humano que tiene como propósito exclusivo el de proporcionar placer. Si a eso sumamos que este placer está ligado a lo sexual y a la figura femenina, tan minimizada y oprimida durante tanto tiempo, pues ya se puede imaginar la que se arma cuando mi nombre sale a flote…

Pero con el pene pasa lo mismo…

No… Ni se le ocurra comparar. Del falo, que no es un órgano exclusivo para el placer (pues también tiene fines reproductivos), hasta se han levantado monumentos; su figura no es ajena para nadie. Si invita a alguien a que se imagine la figura de los dos órganos, la del pene viene a la mente de inmediato… Para la gente ni siquiera tengo forma.

Ya que estamos en éstas, ¿cómo es usted?

Muchas personas piensan que soy un pene pequeño, y aunque soy un vestigio de la formación de dicho órgano, están muy equivocados. Soy como una Y invertida de tejido eréctil (cuerpos cavernosos que se llenan de sangre cuando se estimulan). Mi tamaño varía, pero lo que se ve es una especie de glande que mide, en reposo, medio centímetro más o menos. En estado de erección puedo hasta triplicar mi tamaño.

¿Cómo así que erección?

Sí, señor, no se aterre. En ese centímetro escaso tengo ocho mil terminaciones nerviosas muy sensibles, más del doble de las que tiene el pene; el estímulo desencadena una serie de reacciones que hacen que estos cuerpos cavernosos se llenen de sangre, me aumenten el tamaño y multipliquen mi sensibilidad… No es para menos: estoy conectado con más de 15 mil terminaciones nerviosas en la región pélvica. Mejor dicho, soy la llave maestra de un complejo, pero maravilloso, mecanismo de placer… Y disculpe que me eche tantas flores.

A ver: usted es el vestigio de un pene, tiene nombre masculino, pero es ciento por ciento femenino. ¿Eso no le causa problemas de identidad?

(Risas) Todo lo contrario. Soy por antonomasia la identidad femenina, en todas las hembras mamíferas. Quizá por eso he sido tan estigmatizado.

¿Se siente perseguido?

Hoy no tanto, pero qué tal si le digo que da pena revisar los libros de anatomía de veinte años para atrás. Pensaban que yo no era sino la parte externa, lo que se ve, cuando en realidad soy diez veces más de lo que aparecía en las revistas médicas y algunos consultorios.

¿Qué tiene usted que ver con el orgasmo?

Le reitero que soy un órgano de placer y no exagero si le digo que soy responsable de por lo menos ocho de cada diez orgasmos. En lo demás intervienen otras partes del cuerpo, pero ese no es mi asunto.

Tengo una curiosidad: ¿Es cierto que los señores tienen orgasmos más rápido porque usted es demasiado exigente y pide mucho tiempo?

Veo, por su sonrojo, que no solo le ha pasado, sino que tampoco me conoce. Déjeme darle una cifra: si me tratan como se debe yo puedo responder en un lapso de uno a cuatro minutos. Lo noto incómodo, mejor pregunte otra cosa…

¿Es cierto que a usted también lo afecta la impotencia y que se deteriora con el tiempo?

Más que sonrojarse muérase de la envidia: crezco con el tiempo y en la menopausia puedo multiplicar mi tamaño. Y por esa razón soy responsable de que las señoras reporten desde esas edades un sexo glorioso, que deja a los hombres boquiabiertos.

Una mujer puede vivir sin usted…

Eso no es cierto. Que algunos salvajes piensen que como mi función es el placer hay que extirparme, para controlar, someter y limitar el derecho de las mujeres a sentir, no cambia la esencia de lo que es: una mutilación criminal, que las hace sufrir profundamente. Pero le cuento algo: esos que me cercenan tampoco me conocen y no logran sacarme del todo. Basta un poco de mí para cumplir con mi función, que es dar placer. Ahí sí que me esmero. Y lo digo con mucho orgullo.

¿Quiere decir algo más?

Sí: me aburre que hablen de mí sin conocerme; con esta entrevista no busco salir del clóset, sino que empecemos a hablar de una parte vital del cuerpo humano sin tanto tabú y sin tanto sonrojo. Y que me llamen a los cuatro vientos por mi nombre: ¡Clí-to-ris!

Por Carlos Francisco Fernández


_________________

" La felicidad es como pintar un cuadro; si tienes miedo a ensuciarte, no harás nunca una obra maestra"
 

avatar
Nikita dura de matar
Moderador
Moderador

Mensajes : 1912
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevista al clítoris

Mensaje por Desapastillada el 08/09/14, 01:05 am

Gracias Nikita, me ha gustado mucho tu  entrevista con el clítoris... una manera divertida de reivindicar nuestra propia feminidad, rompiendo de alguna manera con sus diferentes tabús...

Dice vivir sorprendido por el resquemor que genera en muchos la sola mención de su nombre y asegura, sin titubear, que “soy el órgano más estigmatizado y perseguido de la historia, sobre todo en ciertas culturas, tal vez porque fui creado para cumplir con una única función: proporcionar placer”.

Indagando un poquito sobre su historia, me topé con un dato curioso, de que el papel protagonista del clítoris en la estimulación sexual de la mujer fue negado durante mucho tiempo por la mirada oscura de Sigmund Freud.

León Roberto Gindín, médico sexólogo y psicoanalista, indicó que parte de la responsabilidad de este despropósito es debido a la persona de Sigmund Freud.

Gindín señaló que el padre del psicoanálisis consideraba al clítoris “un órgano rudimentario, un pene en miniatura”, cuya excitación sólo conducía a “un pálido sucedáneo del orgasmo masculino”.

El especialista asoció esta forma degradada de concebir al clítoris con “el maltrato” que la sexualidad de la mujer vivió durante mucho tiempo.

Sigmund Freud, afirmaba de que el clítoris era un órgano inacabado, como un vestigio del pene, y que las mujeres debían aprender a obtener el placer sexual a través del coito vaginal, ya que el placer mediante el clítoris era considerado inmaduro.
Freud aseguraba que la mujer debía realizar un trasvase
erótico del clítoris a la vagina para conseguir la madurez sexual.

Estas teorías permanecieron en la cultura durante muchos años, hasta el punto de que en la actualidad, el modelo sexual sigue estableciendo diferencias entre mujeres “clitorianas” y mujeres “vaginales”.

Bajo mi punto de vista este hombre solo pudo pensar con la cabeza que tiene entre las piernas,  y no le daba para más, o quizás su envidia era muy puñetera y un fracasado sexual...

¿Se siente perseguido?

Hoy no tanto, pero qué tal si le digo que da pena revisar los libros de anatomía de veinte años para atrás.

No hace falta revisar libros de anatomía, para saber de que millones de mujer en la actualidad están sufriendo uno de los peores maltratos hacia su persona, la ablación la mutilación genital femenina en sus diferentes fases, un trato del todo inhumano y machista... Sin irnos muy lejos en el tiempo, el mes pasado, el Estado Islámico decretó, la ablación para todas las mujeres y niñas de Irak ... allí apunta de que aunque la ablación de la mujer es una costumbre de origen ancestral, y que no tiene connotaciones islámicas, sino que es una costumbre de algunos países africanos, para el grupo terrorista del Estado Islámico cualquier práctica que implique el sometimiento de la mujer es del todo bienvenida...El líder yihadista Abu Baker al Bagdadi ha ordenado a sus seguidores el someter a sus mujeres e hijas a la ablación para "cuidar" a la sociedad musulmana y así evitar  "la expansión del libertinaje y la inmoralidad".

En un mundo dominado por la fuerza bruta de los hombres, ¡qué se puede esperar!, lo peor incluso, es saber que las manos de mujeres con la autorización de sus propias madres, son las artífices de llevar a cabo las ablaciones en niñas indefensas.
Cuanta crueldad e ignorancia se ha transmitido de generación en generación, nosotras como mujeres, no lo hemos tenido ni tan mal por haber nacido en occidente, hemos tenido "suerte",  en el país en el cual nos ha tocado nacer, sino la llevábamos clara...

_________________
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Art 19 - Declaración Universal de Derechos Humanos.
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3076
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevista al clítoris

Mensaje por Coco el 08/09/14, 04:43 pm



avatar
Coco
Admin
Admin

Mensajes : 1469
Fecha de inscripción : 25/12/2013

http://testigosincero.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevista al clítoris

Mensaje por Desapastillada el 13/10/14, 10:30 pm

Científicos concluyen que el orgasmo vaginal y el punto G no existen

Un reciente estudio deliberó que el orgasmo vaginal no existe y sólo se puede llegar al clímax femenino por medio de la estimulación del clítoris




Por años, las mujeres han declarado sentir distintos tipos de orgasmos: internos y externos, cervicales o clitorianos (o incluso clímax fantasmales en los que el tacto sale sobrando). Ahora, un nuevo estudio científico asegura que todo ello es mentira; Shocked que no existe tal cosa como un punto G o un orgasmo vaginal, y que el único clímax posible para una mujer es por medio del clítoris, al cual le llaman, sospechosa y perturbadoramente, “pene masculino”. Shocked

Los expertos en medicina sexual y sexólogos decidieron recientemente que “necesitaban certezas en relación al orgasmo femenino, en lugar de hipótesis u opiniones personales” del tipo que publican las revistas populares. Argumentaron que la anatomía femenina simplemente no avala las nociones de orgasmo que tenemos hasta ahora, y que la estimulación del clítoris es el único camino al clímax. Shocked
Su artículo enumera los nombres anatómicos para cada una de las partes de la vagina, pero omite que, mientras la anatomía es importante, la respuesta sexual es mucho más que laWładysław-Podkowiński-Ecstasy suma de nuestras regiones genitales. Y mientras hay evidencia que el clítoris se parece en naturaleza al pene y tiene rasgos de desarrollo similares, no hay suficiente información para concluir que ambos son idénticos en sensación y función. Lo que es más, no hay evidencia de que un clítoris y un pene “sienten lo mismo” en el acto sexual.

Mientras los científicos avanzan en su exploración del orgasmo femenino (investigación que tomó relevancia hace relativamente poco), parece que se alejan de la experiencia empírica de mujeres reales que pueden llegar al orgasmo por distintas vías (o al menos eso es lo que creen experimentar, que sería suficiente para que exista). Es decir, en su razonamiento anatómico, los autores no explican por qué tantas mujeres no llegan al orgasmos incluso con suficiente estimulación clitorial, o por qué algunas son capaces de llegar al orgasmo en ausencia de esta. No explican el papel que el cerebro juega en el orgasmo, o por qué la estimulación cervical puede llevar al orgasmo a una mujer con parálisis.

En resumen, estudiar la sexualidad es algo muy complejo, y asegurar “científicamente” que “el orgasmo femenino no existe” (porque el clítoris es un pene en potencia) Shocked está lejos de la verdad y tiene implicaciones delicadas. Como apunta Kayt Sukel para el New Scientist, parece que las investigaciones están tintadas de normas sociales y expectativas. Que diferentes laboratorios quieren tener la última palabra y se pelean entre ellos en lugar de trabajar juntos.

Todos sabemos que las mujeres llegan a distintos tipos de clímax por distintas vías (al menos ellas lo saben y es suficiente). Sin embrago, hasta que los científicos quieran llevar a cabo un estudio interdisciplinario y colaborativo, no hay manera de que la ciencia sea un lugar confiable para  informarse sobre temas relacionados a la sexualidad femenina. Razz

http://pijamasurf.com/2014/10/cientificos-concluyen-que-el-orgasmo-vaginal-y-el-punto-g-no-existen/

_________________
Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Art 19 - Declaración Universal de Derechos Humanos.
avatar
Desapastillada

Mensajes : 3076
Fecha de inscripción : 25/12/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrevista al clítoris

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.